Funcionarios nacionales y provinciales admitieron que “sólo restan aspectos administrativos”, que se completarán en los próximos días.

 

El inicio del control de la velocidad por medio de radares en la avenida de Circunvalación ingresa por estas horas en días decisivos. Según consignaron tanto funcionarios nacionales como provinciales, “sólo restan aspectos administrativos” para que tres aparatos móviles vigilen toda la traza. Entre esos aspectos se encuentran el final de obra definitivo en la arteria, con su correspondiente control de calidad, y el aval del gobierno nacional a un estudio que realizó la Agencia de Seguridad Vial de Santa Fe que sugiere que las máximas se fijen en 100 kilómetros por hora para los autos, 90 para los colectivos y 80 para los camiones.

Según consignó ayer el delegado de Vialidad Nacional en Santa Fe, Lisandro Peresutti, “la obra de Circunvalación está terminada y sólo restan trámites administrativos”, entre los que apuntó un control final de los trabajos que dé el okey definitivo.

Ese aval permitirá al gobierno nacional recepcionar la obra que realizó una empresa contratista y comenzar así a surcar el plazo de garantía.

“Ese control de calidad lo realiza un equipo de especialistas que lleva adelante un estudio del estado de las calzadas. Nosotros ya hemos solicitado que se haga sobre la Circunvalación y calculamos que antes de fin de mes lo estarán realizando”, consignó Peresutti.

El final de obra que llegará luego de ese chequeo es clave para que la Agencia de Seguridad Vial comience a realizar el control con radares móviles.

Si bien Peresutti aseguró que “la provincia ya puede comenzar a realizar los controles con radares”, el titular de la Agencia de Seguridad Vial de Santa Fe, Fernando Pederengo, no opinó lo mismo.

“Para nosotros es primordial tener primero el final de obra, ya que no podemos hacer controles sobre una ruta nacional que carece del mismo. Cualquier infracción que nosotros labremos será nula si las obras en la traza no están debidamente habilitadas”, explicó.

Además, apuntó otro dato con el que deben contar antes de iniciar los chequeos con radares móviles. “Es necesario que la Nación avale un estudio que realizaron nuestros ingenieros, que recomendó que las velocidades máximas en Circunvalación sean de 100 km/h para los vehículos particulares, 90 para los colectivos y 80 para los camiones”, sostuvo.

“Si Vialidad Nacional ratifica ese estudio y coincide con nosotros, entonces ahí sí tendremos los parámetros fijados sobre las velocidades máximas que se deben respetar en la traza. De lo contrario, ¿cómo vamos a controlar las velocidades con radares si no tenemos en claro cuáles son las máximas permitidas?”, se preguntó.

Concientización

El titular de la Agencia Provincial de Seguridad Vial remarcó que “antes de que se comience fiscalizar la velocidad con los radares, se realizará una adecuada comunicación a la población”.

En tal sentido, puntualizó que “lo que se busca no es recaudar haciendo multas, sino lograr que los conductores vayan más despacio sobre la traza y evitar así los accidentes”.

El funcionario indicó que el control lo llevarán adelante “tres radares móviles que circularán por toda la traza” y admitió que la colocación de aparatos fijos “demandará más tiempo”

Por lo pronto, puso de relieve el “buen diálogo” que hay entre las jurisdicciones nacional y provincial y estimó que en los próximos días llegará la comunicación oficial que esperan para poder comenzar a operar con los radares.

En otro punto, dijo que la Agencia Provincial de Seguridad Vial reclamó que se arreglen algunos carteles de señalización que han sido vandalizados. “Lamentablemente es un problema que obedece a cuestiones culturales, solucionarlo nos llevará tiempo”, admitió.