La expresidenta volvió a Comodoro Py por ocho imputaciones
La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se negó a declarar y presentó un escrito ante el juez federal Claudio Bonadio quien la había citado a indagatoria en ocho causas por presunta corrupción.

La senadora se presentó una hora antes de las 10 de la mañana, en que había sido citada, acompañada por el ex embajador argentino en El Vaticano, Eduardo Valdez, mientras que desde Roma le hizo llegar un saludo el dirigente piquetero Juan Grabois.

Valdez y Grabois, dirigente de la Ctep (Central de Trabajadores de la Economía Popular) tienen una estrecah cercanía con el papa Francisco y en anteriores ocasiones habían acompañado a la ex jefa de Estado en sus presencia en los tribunales.

En su escrito, Fernández de Kirchner cuestionó haber sido convocada a ocho declaraciones indagatorias “múltiples y simultáneas” en ocho investigaciones y subrayó: “Indudablemente, se trata de un hecho inédito en los anales de la jurisprudencia, que puede comprenderse en el marco de una persecución y ensañamiento al que sólo se atrevieron gobiernos totalitarios en tiempos en que el Estado de Derecho se encontraba suspendido.

“Aunque debo reconocer que en términos cinematográficos, esta película merecería recibir un Oscar por su originalidad”, ironizó.

Las causas en las que fue citada se desprendieron de la “los cuadernos” de las coimas, entre ellas el uso de los aviones presidenciales cuando era jefa de Estado, salvo una que está relacionada con el expediente en el que se investigan supuestas irregularidades en la importación de Gas Natural Licuado durante su gobierno.

La última citación dispuesta por Bonadio es la de los aviones presidenciales: allí expilotos presidenciales declararon que durante el kirchnerismo fueron utilizados para transportar diarios y muebles desde Buenos Aires hacia Santa Cruz.

Las otras seis causas son las siguientes: subsidios a colectivos, corredores viales, cohecho en ferrocarriles, la propia causa de los cuadernos, obras viales y una vinculada con informes encontrados en la casa de la expresidenta en Río Gallegos.