La CONADU Histórica convoca a un paro general de docentes universitarios para el 6, 7 y 8 de marzo en reclamo por un llamado a paritarias.

El incremento salarial que recibieron los docentes de la Universidad Nacional de Misiones no supera el 22 por ciento y prevén tomar nuevas medidas para llegar a paritarias. Antonio Rosselló, secretario adjunto de la CONADU Histórica, anticipó un plan de lucha docente en el que estipulan paro universitario para los días 6, 7 y 8 de marzo.

“Lo que estamos pidiendo entonces, con mucha resolución, es que haya una recomposición de los salarios”, indicó en comunicación con LT 17. Rosselló especificó que, además de esta modificatoria, exigen el blanqueo total de las sumas en negro que otorgó el Gobierno Nacional y que no tributan a la seguridad social.

Frente a la latente crisis económica, desde la CONADUH reclaman por un 30 por ciento sumado a una cláusula gatillo, partiendo de estimaciones del Banco Central. “Estamos en una situación moderada, el salario por el cargo de docente universitario es de $13.393, por debajo de la línea de indigencia dada por todas las provincias y la ciudad de Buenos Aires”, manifestó.

“Es una situación catastrófica. Esto es lo que nos ha llevado de manera unánime en todo el país a parar junto a la docencia del resto de los niveles los días 6 y 7 que se suma al paro internacional de mujeres del día 8”, aseveró Rosselló. Posterior a estas fechas, dijo que decidirán cuál será la modalidad de continuación que podría ser un llamado a congreso extraordinario o una protesta frente al Ministerio de Educación “en defensa de la Universidad Pública”.

“Otro problema que tenemos es la alta deserción de nuestros alumnos. Han sido congeladas las becas, están iguales que en marzo del año pasado. Por eso llamamos a todo el movimiento estudiantil incluidos los padres y la comunidad”, explicó. También pidió por el tratamiento en todo el país del Boleto Estudiantil Gratuito, tanto para docentes como alumnos, y la permanencia de los comedores universitarios junto con los albergues, ya que son una cuestión esencial para evitar el abandono de los estudiantes.

Con respecto al a toma de exámenes, dijo que defienden a los estudiantes y por ello no les harán perder el año. Sin embargo, afirmó que eso “lo resuelve cada asamblea en base a la situación crítica que enfrenta la familia de docentes universitarios”. En la Argentina, hoy día, hay alrededor de 190.000 docentes y más de 20.000 que asisten a trabajar y no reciben ningún tipo de remuneración, según explicó Rosselló.