Los gremios docentes debaten este miércoles la modalidad para rechazar la propuesta. La mayoría de las mociones plantean paro. El ministro Pablo Farías consideró que otra vez, Santa Fe quedó inmersa en el conflicto nacional del sector.

Con mociones de paro votadas en la mayoría de las asambleas departamentales, los docentes oficiales de Amsafe comenzaban a discutir en las primeras horas de la tarde de este miércoles un plan de lucha para -casi con seguridad- rechazar la propuesta salarial del gobierno. Como se sabe, la oferta consistió en asegurar la aplicación de la cláusula gatillo en 2019, aunque condicionada al nivel de la recaudación tributaria de la provincia. Pero los gremios del sector, al igual que los estatales, reclaman un porcentaje concreto de incremento que permita “ganarle” y adelantarse a la inflación. Ello no apareció, sin embargo, en la reunión de la semana pasada, ni en la de este lunes, cuando fueron citadas las comisiones técnicas.

Conflicto ajeno

Desde la Casa Gris defendieron la propuesta, y aseguraron que una vez más, Santa Fe quedó “atrapada” en el conflicto nacional.

“Lamentablemente, el inicio de clases está amenazado ya desde el mismo momento en que los gremios docentes han planteado un paro nacional. Seguro esa huelga también tendrá impacto en la provincia. La propuesta provincial puede no ser aprobada en asamblea, pero más allá de eso, éste ya es el cuarto año en que nos toca un inicio de clases complicado, con medidas de fuerza. Y siempre estuvimos cruzados con el conflicto nacional -insistió. Hoy, la decisión nacional de no convocar a paritarias profundizó todos los conflictos en el país, y Santa Fe no escapa a eso”, sostuvo.

El funcionario aseguró que la provincia formuló su propuesta “con lo más exitoso que tuvo la política salarial de 2018: la cláusula gatillo. Estamos proponiendo seguir aplicando esa cláusula y dar la tranquilidad de que esos salarios se van a seguir actualizando en función de la inflación. Creemos que es una oferta superadora de la mayoría de las que se están discutiendo en el resto de las provincias, donde se habla de cómo recuperar salario perdido. La realidad -planteó- es que aquí no hay pérdida de cara a la inflación. Estamos en una buena situación, pero atravesados por una conflictividad nacional que, de todos modos, va a impedir el inicio de clases”, lamentó.

Porcentaje

Farías negó, por último, que el ofrecimiento del gobierno no implique un porcentaje de aumento. “El porcentaje lo estamos ofreciendo porque la cláusula de actualización automática implica que los salarios aumenten según la inflación de cada mes. Por lo tanto -expresó-, no es cierto que no hay un porcentaje asegurado. De hecho, eso es lo que le ha permitido a los trabajadores asegurar el poder en 2018”.

Asimismo, advirtió que “se comprometen también los recursos de la provincia; por eso se tiene que tener en cuenta la recaudación, aunque siempre protegiendo el salario de los empleados. Para Farías, “no hay razón para que las clases no comiencen. Se pueden seguir las discusiones sin perjudicar el dictado de clases, pero lamentablemente no lo entienden así”, concluyó.

Salud

Este martes se realizó la segunda reunión paritaria con los gremios que agrupan a médicos y profesionales de la salud. La propuesta del gobierno fue abonar por cláusula gatillo el índice informado por el Ipec de enero en abril, con el sueldo de marzo, y así mes a mes, con tope anual en relación a los ingresos en las arcas provinciales. “Claramente -señalaron desde Amra-, no se mencionaron los dos aumentos programados que en años anteriores fueron la base de todas las negociaciones (marzo y julio)”.