La inversión corresponde a la puesta en valor de 10 aulas del establecimiento de educación preuniversitaria. La obra se enmarca en un plan de trabajo sostenido que apunta a modernizar y equipar la institución ubicada en Junín 2850.

“En el año del Centenario de la UNL, estamos desarrollando un importante plan de inversiones pensando tanto en la creación de nuevos edificios, como en el mantenimiento y revalorización de otros con alto valor patrimonial, como la Manzana Histórica y la EIS”, aseguró el rector Enrique Mammarella.
Con el objetivo de modernizar, poner en valor y equipar la Escuela Industrial Superior (EIS), la Universidad Nacional del Litoral (UNL) comenzó a desarrollar desde hace cuatro años un plan de trabajo de mejoras edilicias. En la actualidad, con una inversión de $3.606.466, se está trabajando en 10 aulas del 1º y 2º piso del ala este del establecimiento de educación preuniversitaria ubicado en Junín 2850.
Este proyecto, que se encuentra en etapa de finalización, incluyó el recambio de los pisos por mosaicos graníticos, el reemplazo de todas las aberturas, la ejecución de una nueva instalación eléctrica que cumple con los estándares más altos de seguridad y la modernización del sistema de iluminación, que contará con tecnología Led. Estas tareas permitirán incorporar este sector de aulas, ubicado en la denominada “Área de Construcciones”, para el desarrollo del nuevo período académico.
“En el año del Centenario de la UNL, continuamos apostando a la inversión en obras que nos permitan mejorar los espacios que tenemos y seguir creciendo como institución. La restauración de la fachada de la Manzana Histórica, en la que se invierten más de $70 millones, es un claro ejemplo de ello”, aseguró al respecto el rector de la UNL, Enrique Mammarella, y completó: “Las tareas que estamos desarrollando en la EIS responden a un plan de trabajo sostenido que se realiza con recursos propios. Su puesta en valor y mantenimiento constante es un compromiso institucional y se desarrolla de manera continua”.

Patrimonio arquitectónico
Cabe señalar que la Escuela Industrial Superior (EIS) es un establecimiento educativo preuniversitario dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y anexa a la Facultad de Ingeniería Química (FIQ), instituciones que este año celebran el Centenario de su creación.
Con 110 años de historia, el edificio de la EIS fue construido en 1908 sobre el proyecto del Arq. Augusto Plou. Es una referencia en la ciudad de la arquitectura francesa y también es reconocido como parte esencial del área fundacional de la UNL.
“La inversión actual en la mejora edilicia está abarcada en un plan de trabajo continuo”, indicó el director de Obras y Servicios de la UNL, Marcelo Saba, para luego puntualizar: “A lo largo de los últimos años hemos realizado numerosas obras de restauración en la cúpula central del EIS, mansardas laterales, linternas, puesta en valor de su salón de actos y su escalera principal de acceso. También algunas de sus áreas de aulas y laboratorios han recibido procesos de puesta en valor y mantenimiento preventivo. Ejemplo sobre dichos procesos han sido los laboratorios de ensayo de materiales y sala de control numérico”. Además, Saba informó que “en el mismo sentido hemos llevado adelante una mejora sustancial en las condiciones de accesibilidad respetando las condiciones patrimoniales del casco histórico. De esta manera se instaló una rampa en su ingreso principal, un ascensor que permite acceder a las aulas y el salón de actos del primer piso, como así también la previsión de un segundo ascensor en el sector este donde se ubican talleres, laboratorios y un núcleo de numerosas aulas”.
Finalmente, el Director de Obras y Servicios sostuvo: “Por las características particulares del edificio histórico que presenta cimientos de ladrillos comunes, que sufren permanentemente el ascenso y descenso de las napas freáticas, acarreando problemas de grietas y fisuras en la mampostería, se llevaron adelante obras muy importantes en el periodo 2017 y 2018 de micro-pilotaje en todo el desarrollo de sus cimientos, a fin de consolidar el edificio y mantener sus cualidades originales. En el mismo sentido se realizaron obras de construcción de desagües pluviales a cielo abierto tipo acequias, que garantizan el escurrimiento del agua y su limpieza permanente”.