Pese a las medidas proteccionistas aplicadas por el Gobierno de Donald Trump y de la guerra comercial con China, los números no favorecen a Washington.


Todo indica que los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por equilibrar los intercambios comerciales de su país con el resto del mundo no han tenido el éxito esperado por el mandatario. Este miércoles (06.03.2019) el Departamento de Comercio dio a conocer las cifras, que muestran que el déficit comercial de la principal potencia del orbe alcanzó sus mayores niveles de los últimos diez años.

La balanza comercial de Estados Unidos registró en 2018 un déficit de 621.036 millones de dólares, un 12,4 por ciento más que el año anterior y el mayor desequilibrio entre las importaciones y exportaciones estadounidenses desde 2008. Desde la llegada del empresario a la Casa Blanca, el déficit comercial estadounidense ha engordado en 119.035 millones de dólares.

Las medidas proteccionistas de Trump y los aranceles adicionales impuestos a los bienes que proceden del extranjero no impidieron un flujo cada vez mayor de importaciones desde China, México y la Unión Europea. Las cifras muestran que EE.UU. tuvo niveles de importaciones récord con 60 países, siendo China (539.500 millones de dólares), México (346.500 millones de dólares y Alemania (125.900 millones de dólares) los que lideran la lista.

No tiene por qué ser malo

Washington y Pekín se impusieron mutuamente aranceles a productos que totalizan 360.000 millones de dólares. Esto no frenó la caída de las exportaciones estadounidenses a China, que disminuyeron un 7,3 por ciento en comparación con 2017, mientras que las importaciones desde el gigante asiático crecieron un 6,7 por ciento.

En el conjunto de 2018, las exportaciones de Estados Unidos sumaron un total de 2,49 billones de dólares, un 5,9 por ciento más que en 2017, mientras que las importaciones crecieron un 7,6 por ciento, hasta 3,12 billones de dólares

El alza del déficit comercial no tiene por qué ser una mala noticia, ya que suele reflejar una economía en plena expansión: en 2018, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país rozó el 3 por ciento. Pero los expertos coinciden en que el incremento del PIB se frenará a medida que se reduzcan medidas de estímulo económico, como la gran reducción de impuestos aprobadas por el gobierno.