Las subas en los surtidores trajeron caída en el consumo.
En diciembre y enero, los precios del combustible bajaron levemente para volver a dar un salto en febrero y marzo y así propinarle otro golpe al bolsillo de los usuarios. Un informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso) permitió saber que en la provincia de Santa Fe tanto la nafta super como la premium se dispararon en un 68% en un año, mientras que el gasoil dio un salto de 80,4%. Un dato pinta de cuerpo entero lo grave de la situación: hoy en Rosario llenar el tanque con nafta premium cuesta 1.893 pesos más que en diciembre de 2015.

El relevamiento que tuvo en cuenta especialmente a las ciuaddes más importabtes de la provincia (Rosario, Santa Fe, Venado Tuerto, Rafaela y Reconquista) concluyó que los combustibles líquidos aumentaron un 72,9% desde enero de 2018 pese a las bajas registradas en los meses antes mencionados. Ese incremento (sumado a otros que se dieron con anterioridad) se traduce en una caída en el cosnumo de naftas de un 7,9% interanual según datos del Ministerio de Energía.

Con los últimos aumentos, además, la ciudad de Rafaela aparece como la “más cara” a la hora de cargar nafta super: allí el litro cuesta actualmente 43,15 pesos en promedio. Venado Tuerto, en tanto, tiene la premium más costosa, a 48,21, mientras que también el gasoil está por las nubes (a 38,96 el común y 46,07 el premium).

En Rosario

El litro de nafta super en la ciudad de Rosario costaba 14,33 pesos el 31 de diciembre de 2015. Menos de cuatro años después la variación fue del 194,5% para pasar a costar 42,19 en promedio. La premium, en tanto, aumentó 202,2% en el mismo periodo, por encima de las subas registradas en Rafaela (199,1%), Reconquista (196,9%) y Venado Tuerto (199,4%), aunque debajo de Santa Fe (202,7%).

Rosario sufrió además variaciones desorbitantes en el premio del gasoil. El común pasó de 12,6 pesos a 38,7 (207%) y el premium de 14 a 44,2 (215,3%).

Todas estas subas se explican mejor con un ejemplo. Según el Ceso, en Rosario llenar el tanque de un VW Bora con nafta premium cuesta1.893 pesos más que en diciembre de 2015.

Se mueve arriba, sufren los de abajo

En 2018 la devaluación y el incremento del precio del barril internacional de petróleo motivaron a las petroleras a reclamar ante el gobierno nacional por el aumento interno de los precios de los combustibles, ya que el Ministerio de Energía había establecido como política atar el precio en surtidores de combustibles a la cotización externa.

Cabe destacar, que en el último año las empresas impulsaron 14 aumentos, fue un sube y baja con tendencia al alza.