La defensa del ex boxeador cuestionó el rechazo a una serie de medidas de prueba que había solicitado.
La defensa del ex boxeador, Carlos Baldomir, imputado por el abuso sexual de su hija, apeló la resolución de la audiencia preliminar y demora el inicio del juicio.

El letrado cuestionó el rechazo del juez Eduardo Pocoví a una serie de medidas de prueba que había solicitado. Entre ellos un pedido para que declarara la licenciada en psicología Laura Manzi, a lo cual el magistrado respondió que debía hacerlo en la etapa siguiente del proceso.

El abogado cuestionó, también, que en la acusación presentada no se determinaba la descripción de los hechos con la calificación legal, y que Pocoví había “salvado ese error” de la Fiscalía entendiendo que “se comprende por simple deducción”.

Además, la defensa objetó la realización de la Cámara Gesell, porque había comenzado a realizarse sin la presencia del juez.

Por su parte, tanto la fiscal Alejandra Del Río Ayala como el representante de la querella, Alejandro Otte, insistieron que el fallo debía ser confirmado en su totalidad.

Y respecto a la acusación presentada, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA) expresó: “La descripción del hecho se condice con los síntomas de violencia sexual. En este caso los sometimientos son prolongados y la violencia se dio durante una continuidad temporal”.

Baldomir fue detenido en noviembre del 2016, luego de que su hija adolescente le contara a su madre una serie de hechos de abuso a los que había sido sometida por parte de su padre.

El ex boxeador fue imputado por abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado. Desde entonces se encuentra en prisión preventiva.