En el marco de la programación Marzo Bioenegético, el equipo está instalado en la escuela A.E.S. N° 701 de Arroyo Aguiar. Es uno de los 105 biodigestores que forman del Programa Educación Energética.

En el marco del Programa Educación Energética y como parte de la programación de Marzo Bioenergético, la secretaria de Estado de la Energía, Verónica Geese, puso en funcionamiento este jueves el biodigestor de la escuela A.E.S. N° 701 de Arroyo Aguiar, departamento La Capital.
“Venimos trabajando desde hace dos años en este programa de Educación Energética que es muy ambicioso porque son 105 biodigestores en toda la provincia, los que instalamos en escuelas rurales o que tienen algún tipo de producción propia. En este caso hay una huerta, pero además la comuna quiere disponer allí los residuos que empezará a recolectar de manera diferenciada”, precisó Geese.

“Para nosotros es un orgullo ver como cada escuela trata de adaptar este biodigestor a sus necesidades y a las de la comunidad”, reconoció la funcionaria.

“Estas acciones se cumplen por la mirada que tiene este gobierno provincial de sostener el interior santafesinos, que tanto nos caracteriza. Con la plata con la que hicimos la compra de los 105 biodigestores podríamos haber hecho uno en Rosario o en Santa Fe; pero nos decantamos por hacer este proyecto porque lo importante es que en el interior, donde se producen y se pueden aprovechar estos residuos, los chicos conozcan esta posibilidad”, concluyó Geese.

Por su parte, el director provincial de Gestión y Coordinación de Proyectos del Ministerio de Educación, Germán Falo, sostuvo que “este marzo bioenergético es todo un empujón y una satisfacción muy grande porque empezamos a ver los resultados del esfuerzo que empezó hace dos años con el lanzamiento del gobernador del programa Educación Energética; y hoy lo podemos ver concretando en los biodigestores que empiezan a funcionar, otros que empiezan a producir biogás y los otros que están en la etapa de carga”.

“Los estudiantes conocen los distintos residuos y pueden ver las alternativas de cómo se produce la energía y, sobre todo, el aprovechamiento de la cuestiones colaterales que no tienen que ver solamente con la producción de biogás, sino con la obtención del fertilizante, su aprovechamiento y el proceso de aprendizaje de la responsabilidad en la carga del biodigestor”.

“Las escuelas están muy entusiasmadas, estuvieron cargando durante el verano los biodigestores porque requieren de un proceso de atención y de cuidado continuo. Que en el tiempo de receso los chicos y las chicas se hayan comprometido con el programa, eso es algo fantástico y tiene que ver con un proceso de aprendizaje que es parte de la educación energética”, concluyó Falo.

PROYECTO ESCOLAR Y COMUNAL
El presidente comunal de Arroyo Aguiar, Ariel Bonadeo, relató que “hace un tiempo que estamos trabajando con la Secretaría de Estado de la Energía y este biodigestor escolar es un eslabón más de la cadena que venimos construyendo”.

“Tener un biodigestor es un desafío muy importante porque no sólo es una actividad académica con los chicos de la escuela secundaria si no que hay un trabajo articulado con las instituciones. Vamos a utilizar esto como un impulso para empezar a trabajar otra temáticas como la clasificación y separación de residuos”, anticipó.

“Estos aportes que se están realizando nos llevan a ser un distrito con mayor compromiso y respecto al ambiente; y podemos mostrarle a la gente que hay otros tipos de energías, y que hay posibilidades de aprovechar estas energías renovables”.

“Sin duda este programa tiene un beneficio muy importante para cada familia y para nuestra comunidad”, concluyó.

También asistieron el director provincial de Bioenergías, Sebastián Lagorio; el director de la Regional IV de Educación, Juan Cruz Gimenez; y autoridades, docentes, alumnos y padres del establecimiento educativo.