Modesto paso para hacer frente a la plaga de los plásticos. La cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, clausurada el viernes en Nairobi, ha logrado un acuerdo global para reducir el consumo de plásticos de un solo uso. Tras cinco días de debates en la capital de Kenia, los ministros han acordado una declaración sobre cómo poner freno a los plásticos, aunque algunos países esperaban compromisos mucho más ambiciosos.

El acuerdo indica que los países abordarán el “daño causado” en los ecosistemas por los deficientes sistemas de eliminación y gestión de desechos, “incluso mediante la reducción significativa de los productos plásticos de un solo uso para el año 2030”.

“Trabajaremos con el sector privado para encontrar productos asequibles y respetuosos con el medio ambiente”, según dice la declaración ministerial acordada al final de la cumbre.

Modesto pero…

El acuerdo es muy modesto puesto que no plantea objetivos globales, sino sólo se refiere a los plásticos de usar y tirar, sobre los que la UE ya ha promovido una regulación con una nueva directiva sobre la reducción de plásticos de un solo uso que debe entrar en vigor en dos años. Los plásticos de un solo uso incluyen: cubertería (tenedor…), removedores de bebidas, palitos de globos, pajitas, tazas, vasos, botellas de bebidas, envases para alimentos, envoltorios de comida rápida, bandejas, toallitas húmedas y colillas de cigarros, entre otros artículos.

Los 10 plásticos de un solo uso más habituales representan el 86% de todos los artículos de plástico de un solo uso (y el 43% del total de residuos de las playas europeas).

El pacto alcanzado no incide sobre la globalidad de los plásticos pero puede ser relevante si incentiva la innovación y sirve par imprimir un rumbo nuevos en los sectores productivos afectados, según expertos consultados, puesto que en el sector domestico es donde causa más estragos.

Los países también “trabajarán con el sector privado para encontrar alternativas asequibles y respetuosas con el medio ambiente”, añade el acuerdo.

India quería más

Varios países apoyaban medidas más ambiciosas, entre ellos India, con la finalidad de que los gobiernos se comprometieran a la “eliminación progresiva de los productos de plástico de un solo uso para 2025”. Todo indica sin embargo que algunos países como Estados Unidos, Arabia Saudita y Cuba se opusieron, no dieron su brazo a torcer, y finalmente solo se incluyó una “reducción significativa” en 2030.

Se estima que cada minuto se compra en el mundo un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500.000 millones de bolsas. Se calcula que unas ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año, lo que supone una grave amenaza para la vida marina.

El compromiso de las compañías

Mientras tanto, por primera vez, Coca-Cola ha dado a conocer que consume tres millones de toneladas de envases de plástico en un año, según supo la BBC. Este dato se ha dado a conocer en el contexto de los informes que elabora la Fundación Ellen MacArthur para presionar a las empresas y los gobiernos para que ayuden a combatir la contaminación de los plásticos.

En total, 150 empresas se han comprometido a reducir su uso de plástico como parte de la campaña. Pero algunas compañías, entre ellas Pepsi, L’Oreal y H&M, no han dicho cuánto plástico usan. La multinacional de bebidas refrescantes se ha fijado como objetivo fabricar botellas de plástico que contengan un promedio de un 50% de material reciclado para el 2025.

Muchas compañías se han comprometido a ser más respetuosas y a asumir la responsabilidad de los envases usados después de que se levantara una gran ola de quejas por los impactos de los residuos plásticos cada vez mejor documentados en los mares.

Un total de 31 empresas, entre ellas Mars, Nestlé y Danone, han dado a conocer la cantidad de envases de plástico que crean en un año, según las mismas fuentes (Nestlé, 1,7 millones de toneladas; Colgate: 287,008 toneladas en 2018; y Unilever: 610,000 toneladas).

Cambio de rumbo

En Nairobi, los delegados también se comprometieron a promover sistemas alimentarios perdurables mediante las más bien adaptadas prácticas agrícolas, a combatir la pobreza a través de la gestión sostenible de los recursos naturales y a promover el uso y el intercambio de datos ambientales.

“El mundo está en una encrucijada, pero hoy hemos elegido el camino a seguir”, dijo optimista Siim Kiisler, presidente de la Asamblea y ministro de Medio Ambiente de Estonia. “Hemos decidido hacer las cosas de manera diferente. Transformaremos la forma en que vivimos” dijo para referirse a la necesidad de reducir “nuestra dependencia de los plásticos de un solo uso” y de garantizar un desarrollo armónico.

“Tenemos las soluciones innovadoras que necesitamos. Ahora debemos adoptar las políticas que nos permitan implementarlas”.

Además, los casi 200 ministros adoptaron una serie de resoluciones no vinculantes, relativas a la reducción de desperdicio de alimentos, sobre gestión racional de la basura, desarrollo de tecnologías innovadoras y consulta a los pueblos indígenas en las iniciativas que les afecten.

En las resoluciones se reconoce que una economía que diseñe y planifique la fabricación de productos adecuadamente puede favorecer un reaprovechamiento y la reutilización de materiales y recursos, lo cual puede contribuir a un consumo y un modelo de producción perdurables.

”Si los países cumplen todo lo acordado aquí e implementan las resoluciones, podríamos dar un gran paso hacia un nuevo sistema mundial en el que ya no crezcamos a expensas de la naturaleza sino que veamos a las personas y al planeta prosperar juntos”, dijo la directora ejecutiva interina de ONU Medio Ambiente, Joyce Msuya

Durante la Asamblea, Antigua y Barbuda, Paraguay y Trinidad y Tobago se unieron a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente, la mayor alianza del mundo para combatir la basura marina plástica y que ahora cuenta con 60 países, incluidos 20 en América Latina y el Caribe.

Informe sobre el Ártico muy preocupante

Un informe sobre el Ártico concluye que, incluso si el mundo redujera las emisiones en la línea de lo establecido en el Acuerdo de París, las temperaturas invernales en el Ártico aumentarán de 3ºC y 5°C para 2050 y de 5º a 9°C para 2080, lo que causaría una devastación en esta región y desencadenaría aumentos en el nivel del mar en todo el mundo.

El rápido deshielo de las tierras con nieve y hielo (incluido el permafrost) podría incluso acelerar el cambio climático y hacer descarrilar definitivamente los esfuerzos para cumplir el Acuerdo de París (cuya meta, en primera instancia, es limitar el aumento de temperatura global a 2°C respecto a las de la época preindustrial).

Evaluación del planeta

Mientras tanto, el sexto informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, la evaluación más exhaustiva y rigurosa sobre el estado del planeta, advierte de que millones de personas podrían morir prematuramente a causa de la contaminación del agua y del aire para 2050 a menos que se tomen medidas urgentes.

La vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, quien asistió a la cumbre el jueves, dijo que tomar medidas sobre el uso insostenible de los recursos es una necesidad urgente.

“Todavía es posible aumentar nuestro bienestar y al mismo tiempo mantener el crecimiento económico a través de una combinación inteligente de políticas de mitigación del clima, eficiencia de recursos y protección de la biodiversidad”, dijo Mohammed.