A la noche firmaron una adenda con el ministro de Economía Emiliano Estrada. En la asamblea de la tarde habían decidido terminar con las medidas de fuerza. Hubo extensas idas y vueltas.

Después de extensas idas y vueltas y una notable desorganización, los docentes autoconvocados que dejaron sin clases durante ocho días a miles de chicos confirmaron que aceptaron el 38% de aumento salarial tras una reunión con el ministro de Economía, Emiliano Estrada.

En una adenda acordaron el bono de 5 mil pesos a pagar a fin de mes, el no descuento de los días de clases y que se convoque a elecciones en la Junta Calificadora.

A la tarde, como estaba previsto, los docentes, que no tienen y rechazan una representación gremial, debatieron en el microestadio Delmi sobre el ofrecimiento que les hicieron el viernes. El miércoles, por cierto, los sindicalistas estatales habían acordado un 35% de incremento para este año.

Durante cuatro horas deliberaron hasta que finalmente votaron a mano alzada. El resultado fue aceptar la propuesta que, además, les otorga hasta un 40% de suba a los maestros que tienen un solo cargo.

La decisión se cerró con un aplauso eufórico. Pero después de unos minutos cayeron en que no tenían ningún instrumento administrativo en mano que les garantizara esos porcentajes ni el bono de 5 mil pesos en una sola cuota.

De ese modo, resolvieron no levantar el acampe en la plaza 9 de Julio ni poner punto final a los intermitentes cortes de ruta que realizaron durante estos días.

Pasadas las 20.30, un grupo de docentes se encaminó directo hacia el Grand Bourg. Otra columna partió hacia la plaza 9 de Julio a esperar novedades.

Cerca de las 21, los delegados docentes llegaron a la puerta de la Casa de Gobierno, pero recibieron la respuesta de que hasta mañana nadie los recibiría. Eso les generó malestar.

Los referentes de los autoconvocados volvieron a la plaza 9 de Julio, donde confirmaron a los medios que las medidas de fuerzas se mantendrían hasta las primeras horas de mañana, cuando los recibiera e el jefe de Gabinete, Fernando Yarade.

La historia no cerró ahí. Bajo una lluvia persistente, policías se acercaron hasta el acampe para llevar a los delegados hasta el Grand Bourg.

Pasada la medianoche, los delegados salieron con un papel firmado y anunciaron que mañana volverán a dar clases.

La asamblea

Varios maestros esperaban a que se defina el regreso a las escuelas, pues ya pesaba el desgaste de la protesta. En el Delmi, la votación de la tarde cerró con solo diez votos en contra y una abstención.

Según las escalas que los autoconvocados difundieron, al 5% percibido se suma un 7,5% que se liquida con el sueldo de marzo, otro 5% en junio. En agosto se abonará un 7,5% y un 5% respectivamente en octubre y noviembre. El último 3% se otorgará en diciembre y el 28 de marzo se depositaría un bono de 5 mil pesos en un solo pago. Los docentes con un solo cargo serían lo únicos que recibirían en diciembre un 5%. Además sigue vigente la cláusula gatillo acorde a una revisión trimestral en base a la inflación. Durante la asamblea de docentes de pudo ver las pancartas y carteles con los nombres de las escuelas y localidades del interior como Cafayate, Metán, Orán, Aguaray, Yrigoyen, Chicoana, Rosario de Lerma, Cerrillos e instituciones de Capital. “Hace mucho que no somos escuchados”, expresó, Marisol Safaroni. Al instante, la delegada fue interrumpida por un grupo de manifestantes de Orán que ingresó en medio de agresiones verbales y físicas al micro estadio Delmi. Estas personas tuvieron un rechazo masivo.