La resolución fue de los camaristas Fabrio Mudry, Enrique Álvarez y Roberto Reyes. También rechazaron la nulidad y los agravios planteados por la Defensa del condenado. Los fiscales Gonzalo Iglesias y Andrés Marchi valoraron la decisión del Tribunal de Alzada.

La Cámara de Apelaciones confirmó por unanimidad la condena a prisión perpetua impuesta en primera instancia a Miguel Ángel Franco (de 26 años) como autor del homicidio del niño Nicolás Walter Andrés Almada. Los camaristas que firmaron la resolución son Fabio Mudry, Enrique Álvarez y Roberto Reyes, quienes también rechazaron la nulidad y los agravios planteados por la Defensa de Franco.

Los fiscales que investigaron los hechos fueron Cristina Ferraro y Jorge Nessier, no obstante, en el juicio oral y público de primera instancia y en la segunda instancia, las fiscales que representaron al MPA fueron Gonzalo Iglesias y Andrés Marchi.

Confirmación

La condena a prisión perpetua en primera instancia había sido resuelta por unanimidad por el tribunal pluripersonal integrado por los jueces Héctor Candioti (presidente), Pablo Busaniche y Rosana Carrara. Los magistrados entendieron que Franco fue el autor penalmente responsable del delito de homicidio calificado por alevosía en concurso real con lesiones leves calificadas por alevosía (este segundo delito fue por las agresiones en perjuicio de la hermana de la víctima).

“Durante el debate de primera instancia, se lograron reunir elementos concretos y muy sustanciales que le dieron fuerza al testimonio fundamental de esta investigación, que fue el de la hermana (menor de edad) del niño fallecido”, recordaron los fiscales Iglesias y Marchi. En tal sentido, sostuvieron que “por eso es que en segunda instancia solicitamos el rechazo de los recursos presentados por los abogados defensores y la confirmación del fallo en todos sus puntos. Estamos muy satisfechos porque la Cámara resolvió en ese sentido”.

Alevosía

“Almada murió a raíz de la violencia física a la que fue sometido. Recibió golpes de puño y patadas en todo su cuerpo que le provocaron severos traumatismos externos y de órganos internos que le produjeron la muerte”, recordaron Iglesias y Marchi. “El ataque que sufrió el niño, que tenía sólo seis años de vida, fue cometido en horas de la mañana del miércoles 16 de noviembre de 2016 en el interior de una vivienda ubicada en calle José Cibils al 6.300, que compartían la víctima y su hermana –también menor de edad–, la madre de ambos y el condenado”, agregaron.

El funcionario del MPA también se refirió a las lesiones que sufrió la hermana de Almada. “En la misma casa y en el mismo momento, Franco también agredió con golpes de puños a la hermana de Nicolás. Se trata de una niña que en aquel momento tenía 11 años, y que –a raíz de la agresión– sufrió lesiones en el cuero cabelludo y politraumatismos varios”, precisaron.

“Los dos menores fueron trasladados al hospital de Niños Orlando Alassia. Sin embargo, Nicolás llegó sin vida y su hermana quedó internada en observación y luego fue dada de alta”, concluyeron Iglesias y Marchi.