También se piensa en estimular con una reducción impositiva a los vecinos que contribuyan en la tarea de separación de desechos domiciliarios.
La comuna de María Teresa promovió un proyecto para que el gobierno provincial compense a las comunas y municipios que llevan adelante prácticas de recolección separada de residuos y premien con reducción impositiva a los ciudadanos que contribuyan al reciclado.

Los fondos para sostener este proyecto provendrían de industrias y actividades económicas que generen pasivos ambientales.

La iniciativa, basada en el funcionamiento del programa Días Limpios que viene siendo implementado desde hace ocho años con importantes resultados en la localidad, tiene como objetivo no sólo mejorar la situación medioambiental y sanitaria, sino derivar beneficios para aquellos que se sumen a la tarea colectiva de conservar un mejor estado ambiental.

El proyecto establece que el Estado provincial promueva económicamente premios y castigos para aquellos ciudadanos de comunas y municipios que separen los residuos domiciliarios, y para los Estados locales que sostengan esa conducta ecológica a la hora del tratamiento de los residuos urbanos.

La experiencia local

En el programa que se ejecutó en la localidad de María Teresa, la recolección de los residuos domiciliarios se hace por separado, y quienes hacen ese trabajo se encuentran inscriptos en un registro. De esa forma, la comuna premia con una reducción de impuestos a quienes lo hacen.

La idea es implementar un esquema de subsidios con fondos provinciales para las comunas que promuevan estas iniciativas. Así, la provincia compensaría el dinero que las comunas pierdan en su recaudación.

El programa Días Limpios comprende desde la promoción mediante medidas concretas de la separación domiciliaria de residuos, hasta la comercialización del material reciclado y la desarticulación paulatina del basural a cielo abierto.

Premios y castigos

Aquellos que efectivamente adhieran y cumplan con la actividad de reciclado domiciliario reciben un descuento del 20 por ciento en la tasa urbana. Por el contrario, aquellos que no participan reciben una sobretasa del 20 por ciento. La diferencia entre reciclar o no los residuos domiciliarios es de un 40 por ciento en la tasa urbana.

“En varias zonas del departamento General López, se están activando consorcios de basura, lo cual podría generar un destino menos nocivo que los basurales a cielo abierto a través de los rellenos sanitarios. Todos los pueblos que envíen la basura a ese relleno sanitario, deberán pagar por la basura que envíen. Por lo tanto, cuanto menor sea la cantidad enviada, menor será el costo para los ciudadanos. Con el subsidio de la provincia, se beneficiarían los ciudadanos y se aportaría a la conservación del medio ambiente”, detalló la presidente comunal de María Teresa, Cristina Gómez.