Migraciones reconoció errores en el protocolo que permitió sus ingresos el 12 de marzo.

Los dos iraníes detenidos con pasaportes falsos fueron trasladados desde dependencias de la Policía Federal hasta los tribunales federales de Comodoro Py. La Dirección Nacional de Migraciones emitió anoche un comunicado en el que explica los motivos por los cuales pudieron ingresar al país por el aeropuerto internacional de Ezeiza con pasaportes israelíes falsos.

Migraciones lo atribuyó a errores de “personal de supervisión” que no siguió el “protocolo” previsto desde hace dos años para situaciones que se sospechan irregulares.

Los iraníes se presentaron en Migraciones como Netanel Toledano y Rivka Toledano. Aseguran que son un matrimonio. Él fotógrafo de 27 años y ella ingeniera y arquitecta de 30. Sin embargo, sus verdaderos nombres serían Sajjad Naserani y Mahsoreh Sabzali.

Migraciones suspendió al personal que no los dejó pasar porque el sistema les alertó inmediatamente que los pasaportes habían sido denunciados como robados en Jerusalén. Con ese antecedente debían haberlos frenado, pero los dejaron pasar porque adujeron no tenían antecedentes o restricciones para ingresar en la Argentina.

Dos días después, el 14 de marzo, Migraciones hizo la denuncia en la Justicia cuando Interpol Jerusalén alertó sobre la situación de los iraníes en nuestro país. Desde que llegó a la Ciudad, la “pareja” había estado en tres hoteles. Finalmente, fue detenida en un apart hotel de Lavalle al 3000, en el Abasto, el viernes por la noche.

Qué dice el comunicado de Migraciones

“Dada la difusión respecto del arribo al país de dos iraníes portando pasaportes israelíes falsos el martes pasado por Ezeiza, quienes luego fueron detenidos, la Dirección Nacional de Migraciones informó que al producirse esos dos tránsitos funcionó correctamente el Sistema Integral de Captura Migratoria (Sicam) que se utiliza en el control de entradas y salidas del territorio, como el sistema de interpol I-24/7 que dio la alerta por posible documentación robada/perdida y el sistema de Información Anticipada de Pasajeros (API), que detectó inconsistencias entre los pasajeros embarcados en España y los que desembarcaron en Ezeiza”.

La DNM agregó que “sin embargo, lamentablemente, el personal de supervisión que debía autorizar el ingreso de los dos extranjeros no verificó adecuadamente la información de que disponía, máxime cuando además existe hace más de 2 años un protocolo para tales casos que advierte al personal que debe tenerse el máximo cuidado con este tipo de alertas, en particular cuando surgen respecto a pasaportes de determinadas nacionalidades, entre ellas israelí, en razón de haberse detectado fraudes con esa documentación”.

Migraciones explicó que “el 95% de los casos similares, que son decenas de miles, refieren a extravíos o robos que son subsanados con un nuevo pasaporte que le extiende a la persona que viaja el país donde se documenta”. “Detectada la situación, paralelamente se prosiguió con otras instancias de investigación, sobre todo con Israel (por tener los pasaportes esa nacionalidad, donde estaban registrados como “robados”) y con España, de donde provenían antes de llegar al aeropuerto internacional”, indicó el organismo de contralor.

Se explicó además que “tras identificar Migraciones el error cometido por los dos funcionarios, fueron suspendidos de inmediato en sus funciones y se inició un sumario administrativo para determinar las responsabilidades correspondientes”.

“El último año -indicó Migraciones, finalmente-, se produjeron más de 73 millones de ingresos y egresos del país -entre extranjeros y argentinos- por medio del Sicam, que es una plataforma donde confluyen el Registro de Aptitud Migratoria (con las órdenes de captura, prohibiciones de ingreso y egreso del país), el protocolo de alertas I24-7 (conectado a Interpol Internacional con sede en Lyon que cuenta con todos los registros globales de restricciones); el API (Información Anticipada de Pasajeros), consistente en un listado de viajeros y tripulantes que proveen las aerolíneas internacionales y los cruceros al momento de cada cierre de vuelo o partida de cada nave; la base de datos de Migraciones, los registros del Renaper y del Registro Nacional de Reincidencia de la Argentina”.