Este martes fue el día elegido por el gobierno provincial para convocar a los gremios docentes y estatales a una nueva ronda paritaria. ATE y UPCN fueron recibidos en la Casa de Gobierno y rechazaron las ofertas.

Concretamente, la propuesta del gobierno consistió en un 10% de incremento inicial -aunque los sindicatos sostienen que, en realidad, es un 7,4%, porque de esa cifra hay que descontar el 2,6% de la actualización mensual de diciembre- y cláusula gatillo sujeta a redacción conjunta. Ya hay medidas de fuerza anunciadas, frente a las que el gobierno provincial no descarta la posibilidad de descontar los días de paro.

“El aumento real inicial que ofrecen es del 7,4%, que ni siquiera alcanza a cubrir la inflación del primer trimestre, por lo tanto no la vamos a someter a consideración y a este rechazo le vamos a sumar medidas de fuerza”, sostuvo Jorge Molina (UPCN), al salir de la reunión en Casa de Gobierno. Jorge Hoffmann (ATE) adhirió a las palabras de su colega y dijo que los gremios están discutiendo “con mucha racionalidad”: “No estamos planteando nada que esté por fuera de lo razonable, solamente estamos buscando una política salarial que implique que el sueldo no pierda frente a la inflación en medio de una crisis generalizada. No vamos a bajarnos de esa pretensión. A esta altura ya estamos con un conflicto en puerta”, agregó.

La palabra oficial

El ministro Pablo Farías dialogó con los medios tras la reunión paritaria con los gremios estatales. Dijo que los gremios “no entienden la situación que estamos atravesando y el esfuerzo que está haciendo el gobierno provincial para sostener el nivel adquisitivo de los salarios y, al mismo tiempo, el cumplimiento de los servicios que el Estado debe brindar”. “Las propuesta que hicimos garantiza que la Provincia pueda efectivamente cumplir con los sueldos en todo el período acordado, y eso es una tranquilidad para los trabajadores”, agregó el funcionario.

Frente a la decisión de los gremios de ir al paro, Farías dejó entrever que desde la gestión no descartan descontar los días no trabajados.