Néstor Rossi (AMRA) dialogó con Aire de Santa Fe tras la reunión que mantuvieron en el Ministerio de Trabajo. “Estas charlas son desgastantes y ni siquiera te ofrecen un aumento real”, afirmó. La medida de fuerza se concretará el 26 y 27 de marzo.

Los representantes de los trabajadores de la Salud mantuvieron este miércoles una nueva reunión paritaria, en la que la Provincia les hizo la misma oferta que ya había presentado a los gremios de estatales y docentes. Néstor Rossi, secretario general de AMRA, habló con el móvil de Aire de Santa Fe luego del encuentro. Dijo que “la oferta estuvo lejos de ser satisfactoria. Estas charlas son desgastantes y ni siquiera te ofrecen un incremento real”, reclamó.

Durante la siesta, AMRA confirmó a través de un comunicado que realizará un paro de 48 horas la próxima semana, en coincidencia con las medidas de fuerza ya anunciadas por ATE y UPCN para el el 26 y 27 de marzo.

Rossi explicó que “la nueva propuesta es aplicar sobre el sueldo de febrero un aumento del 10% a descontar sobre los futuros incrementos inflacionarios de los meses siguientes. Los sueldos de enero y febrero no tienen incorporada la cláusula gatillo de diciembre de 2018, es decir que ese 3,8% de diciembre no va a ser pago y, por lo tanto, no vamos a completar el 49,3% del año pasado, que debería ser a partir de la firma de la cláusula gatillo. El incremento de 2018 va a ser finalmente de un 45,5%”, detalló.

“No se puede charlar 2019 en estas condiciones, cuando están incumpliendo algo que legalmente firmaron en 2018. Costó que lo digan, el silencio fue abismal hasta que lo reconocieron. En ese momento se terminó la paritaria”, relató.

El entrevistado sostuvo que desde el sector no desconocen “que estamos en crisis”: “Queremos ayudar, pero mínimamente planteamos no seguir perdiendo poder adquisitivo. En 2018 ya habíamos perdido un 12% o 13% del año anterior y seguimos perdiendo mes a mes un poquito. Hoy vinimos a charlar pero nos encontramos con que ni siquiera ofrecen el 3,8% de diciembre”.

Finalmente, Rossi indicó que la oferta será puesta a disposición de los trabajadores de la Salud para que sean éstos quienes voten por la aceptación o el rechazo, aunque anticipó una muy probable respuesta negativa. Además, no descartó nuevas medidas de fuerza.

En el mismo sentido se expresó Leandro Goldsack, de SIPRUS. “Es muy difícil que sea aceptada una propuesta que implica una pérdida de poder adquisitivo”, advirtió, y adelantó que también los profesionales universitarios de la salud podrían decidir medidas de fuerza para la próxima semana.