El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos los distribuyó en entidades de bien público de la ciudad de Santa Fe.

El secretario de Gestión Pública, de quien depende la Agencia de Bienes Decomisados (Aprad), Matías Figueroa Escauriza; acompañado por el diputado provincial Julio Garibaldi; continuó este martes con la distribución de insumos que la provincia compró tras subastar bienes decomisados a delincuentes. En esta ocasión, los elementos que se donaron fueron tablets, monitores, instrumentos musicales y kits deportivos, destinados a entidades de bien público de la ciudad de Santa Fe.
Las entregas se concretaron durante una recorrida que las autoridades realizaron por las instituciones de la capital provincial. El funcionario tuvo la oportunidad de entrevistarse con los directivos, con docentes o equipos interdisciplinarios que allí se desempeñan.

En primer lugar, visitó la fundación Hogar de la Esperanza, que aloja a niñas y adolescentes. Allí se reunió con su directora, María Rosa Lamas, a quien le entregó una remesa de tablets que las jóvenes utilizarán con fines recreativos y educativos durante su estancia en la institución. Luego Figueroa Escauriza participó de un encuentro con el equipo de fútbol femenino de barrio Loyola, cuya referente -Noemí Bejarano- recibió los elementos que colaboran para el desarrollo de la práctica deportiva.

Más tarde se dirigieron a la fundación Develar, más conocida como CES, del barrio San Agustín II. Fueron recibidos por su presidente, Orlando Ledesma, quien agradeció a los funcionarios la donación de cuatro monitores. Por último concurrieron al comedor Fuente de los Milagros, que brinda copa de leche y talleres de guitarra y peluquería, entre otras actividades sociales y culturales. Ubicada en el barrio Transporte, recibió instrumentos musicales a través de su presidente, Gonzalo Balmaceda.

“Este año comenzamos a entregar elementos que compramos con los fondos de las subastas de bienes incautados a los delincuentes, y continuaremos en distintas instituciones de toda la provincia”, explicó Figueroa Escauriza. Ya se realizaron dos remates públicos de vehículos en las ciudades de Rosario y Santa Fe.

“Entidades deportivas y culturales, clubes, vecinales y asociaciones reciben estos insumos luego de que nos comprometiéramos a invertir lo recaudado en políticas sociales, de modo que aquello que le fue sustraído a la sociedad a través de actividades delictivas de alguna manera regrese”, añadió el secretario de Gestión Pública, quien valoró la política pública llevada adelante a través de la Aprad por tratarse de una acción de gobierno inédita en la Argentina.

“Disponemos de los objetos secuestrados por la justicia en el marco de investigaciones penales y gestionamos que pasen a la esfera estatal vía subasta o reutilización”, recordó. “El objetivo es afectar el poder económico de las bandas y darles a los bienes adquiridos ilícitamente un destino público, es decir que sirvan a los fines sociales en dependencias oficiales o en organizaciones civiles”, concluyó el funcionario.