La mujer se presentó este jueves a las 12 ante el juez federal Daniel Bejas para prestar declaración indagatoria como imputada por supuesta defraudación al Estado nacional, e ingresó por el estacionamiento del edificio de tribunales para evitar el contacto con la prensa.

La presidenta de la fundación Marita Verón, Susana Trimarco, se presentó este mediodía en los Tribunales Federales de Tucumán citada para explicar el destino de fondos que recibió durante el gobierno kirchnerista, pero se abstuvo de declarar.

Trimarco fue reconocida mundialmente por la búsqueda de su hija María de los Ángeles “Marita” Verón, la joven tucumana que desapareció tras ser secuestrada en 2002.

La mujer se presentó este jueves a las 12 ante el juez federal Daniel Bejas para prestar declaración indagatoria como imputada por supuesta defraudación al Estado nacional, e ingresó por el estacionamiento del edificio de tribunales para evitar el contacto con la prensa.

En tanto, uno de sus abogados, Carlos Garmendía, dijo a la prensa “Susana se abstuvo a declarar”, y que “se volverá (a presentarse ante la justicia) luego de estudiar el expediente para poder dar las explicaciones pertinentes”, según publicó Télam.

Fuentes judiciales confirmaron ayer que el juez federal Daniel Bejas ordenó a la fuerzas federales buscar a Trimarco para que se presente a prestar declaración indagatoria como imputada, y explique qué sucedió con el anticipo de 5,6 millones de pesos, (U$S 418.000 en aquel momento), que recibió del Ministerio Planificación Federal durante el gobierno de Cristina Kirchner, para ejecutar obras en la Fundación María de los Ángeles Verón, que ella preside.

Según el fiscal que investigó la causa en un primer momento, Carlos Brito, la madre de Marita Verón “no cumplió su parte del acuerdo con el Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido, ni reintegró los fondos”.

En este sentido, Garmendía, sostuvo que “fue Susana quien se comunicó con Gendarmeria para anunciar su paradero” y que “no era necesario ordenar la que la busque la policía”, al tiempo que aseguró que Susana Trimarco “no cometió ningún delito”.

Ayer prestó declaración Gastón Robles, secretario de la Fundación, y -según informaron fuentes judiciales- se desvinculó del manejo de fondos.

También deberá rendir cuentas ante la Justicia la tesorera y prima de la acusada, Alicia Trimarco.

Susana Trimarco fue reconocida mundialmente por la incesante búsqueda de su hija María de los Ángeles “Marita” Verón, una joven que desapareció tras ser secuestrada en 2002 y, según varios testigos, fue obligada a prostituirse.

La fundación que lleva el nombre de su hija fue creada por Trimarco para ayudar a víctimas de la trata de personas y violencia de género, situación que conoció mientras realizaba sus propias investigaciones en Tucumán y otras provincias del NOA para buscar a Marita Verón.