Los productores se juntaron con un municipio y pusieron en funcionamiento la firma CerLac. Producirán leche sachet, crema y dulce de leche.

En un contexto complejo para las empresas del sector lechero, seis tamberos y un municipio juntaron fuerzas para poder crear una industria y fuentes de trabajo. Se trata de CerLac, un emprendimiento que crece a pasos agigantados en Ceres, en el noroeste santafesino.

Los tamberos junto al municipio de esa localidad pusieron una procesadora que, en un principio, llegará al mercado regional con algunos productos: leche en sachet, crema y dulce de leche.

En diálogo con La Nación, el presidente de CerLac, Leandro Friedman, precisó que “en los primeros meses vamos a procesar 1500 litros/día, que es la producción que vamos a aportar los socios. Luego nos vamos a ir a acomodando a las exigencias del mercado”.

Friedman contó que con el paso del tiempo van a tener que “ir ampliando ese volumen” y por ende deberán “comprar leche a productores de la zona”. Y reveló: “En una segunda etapa pensamos elaborar distintos tipos de quesos”.

La sociedad es público-privada donde la Municipalidad de Ceres aportó las instalaciones para que funcione la empresa láctea.

El presidente de la firma manifestó que sus productos estarán en las góndolas en las próximas semanas y que la idea también es incorporarlos a los comedores escolares de la región.

Consultado sobre la iniciativa y por qué llega en este momento tan difícil del país, el directivo manifestó que tanto él como el resto de los tamberos “son nacidos en Ceres” y precisó que su generación “quiere otra cosa”. Y abundó: “Lo que nos resistimos es a cerrar, tanto un tambo como una industria”.

“Hay mucho entusiasmo por elaborar y, especialmente, productos de calidad. Es un desafío, lo tenemos claro, pero miramos hacia adelante, como alguna vez lo hicieron nuestros abuelos y luego nuestros padres”, dijo el productor y empresario.

Para desarrollar este emprendimiento y expandirse en el mercado santafesino, Friedman llamó a “dejar de lado todo tipo de mezquindad”. Y agregó: “Ya hay gente trabajando y seguiremos sumando trabajadores. Esta planta es ceresina y así lo planteamos, como un proyecto integral”.

“Nuestros comedores escolares y copas de leche van a poder acceder a un producto de calidad y bajo precio. Los productos estarán al alcance de todos, no queremos un beneficio solo para pocos, sino buscar el beneficio para todos”, manifestó.

Por su parte, para Camilo Busquet, intendente de esa localidad, “esta planta es un orgullo, un orgullo de inversión, de inclusión y de puesta en valor agregado”.