El gobernador se refirió a las discusiones salariales con los gremios. “Si bien estoy transitando el último año de mi gestión, podría actuar de manera irresponsable pero no lo voy a hacer”, dijo, y agregó que “no se está entendiendo la realidad de la Argentina, de Santa Fe, la de los trabajadores del sector privado”.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, aseguró hoy que su gestión no tiene “chances de mejorar la oferta” de aumento salarial a los maestros, quienes mañana definen en asamblea si adoptan o no medidas de fuerza. “No tenemos chances de mejorar la oferta, tenemos que ser responsables”, sostuvo el mandatario al inaugurar obras en un hospital de Rosario.

“Si bien estoy transitando el último año de mi gestión, podría actuar de manera irresponsable pero no lo voy a hacer”, dijo Lifschitz sobre la oferta realizada a los trabajadores de la educación.

En esa línea, añadió que va “a plantear la mejor propuesta, la mejor alternativa, pero que sea seria y factible”.

El gobierno santafesino ofreció un incremento salarial de un 10 por ciento, además de la aplicación de una cláusula gatillo que se activará en caso de que la inflación supere ese porcentaje. El desacuerdo entre las partes radica en una cláusula de revisión en caso de que la recaudación provincial no permita cumplir con la pauta salarial de 2019. Lifschitz recordó en ese sentido que “ha caído la recaudación en la provincia y se va a sostener o, tal vez, profundizar en los próximos meses”.

“Creo que no se está entendiendo la realidad de la Argentina, de Santa Fe, la de los trabajadores del sector privado, que ninguno ha tenido un incremento importante durante 2018 y que no lo van a tener este año tampoco”, señaló el gobernador.

Además, puntualizó que este año el gobierno provincial deberá “con menos recursos, atender los subsidios al transporte y la energía” que no financiará la Nación.

Tras votar ayer y hoy en las escuelas entre distintas mociones de paro, los docentes públicos santafesinos decidirán mañana durante una asamblea provincial la medida de fuerza que adoptarán en rechazo a la propuesta oficial. Voceros del gremio informaron que los maestros de la ciudad capital solo mocionaron paros y resta saber su duración. La primera moción establece un paro por 48 horas a partir del 26 de marzo, una movilización para ese día y dejar en suspenso una huelga de 48 horas para el 3 de abril en caso de no haber una nueva propuesta para evaluar. La segunda moción incluye dos paros por 72 horas, a partir del 26 de marzo y del 3 de abril, en ambos casos con movilizaciones provincial y regionales.