De esa suma, 18.000 millones serían para la próxima década en compensación por una deuda arrastrada desde hace años.
El Gobierno acordó con la Confederación General del Trabajo (CGT) el reconocimiento de unos 32.000 millones de pesos para el financiamiento de las obras sociales, y ahora espera evitar una huelga general y cierta paz social al menos hasta diciembre.

Según informó el diario Ámbito Financiero, la gestión de Mauricio Macri y la CGT acordaron el pago de casi 14.000 millones de pesos para las obras sociales sindicales este año y otros 18.000 millones de pesos para la próxima década en compensación por una deuda arrastrada desde hace años.

El entendimiento se terminó de cerrar este jueves, horas antes de que la central anunciara una movilización conjunta con sectores opositores para el 4 de abril, que había sido anticipada por las dos CTA y ahora sumó el respaldo de la CGT.

Este acuerdo, según el matutino, quedará plasmado en un decreto y una resolución que apuntalarán las finanzas de las entidades de salud de los gremios, golpeadas por la crisis económica y por una distribución discrecional de los recursos por parte del Ejecutivo.

El desembolso no será inmediato y tendrá tres fuentes centrales de financiamiento: por un lado destrabará $4.500 millones que permanecían inmovilizados desde la firma de un DNU en 2016 y que tenía como fin programas de asistencia y emergencia para las obras sociales.

Además incorporará $4.235 millones de un acuerdo extrajudicial que el Gobierno alcanzó en 2017 con la prepaga OSDE, y otros 3.100 millones de pesos correspondientes a los intereses de un bono que había suscripto la administración de Mauricio Macri a favor de las entidades de salud.