Un conductor intentó fugarse y al ser detenido se le encontró gran cantidad y diversidad de estupefacientes.

 

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal llevó adelante operativos preventivos de seguridad vial en diversos puntos de la ciudad junto con personal de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe del Ministerio de Seguridad provincial. En este marco, se le secuestró a un conductor gran cantidad y diversidad de estupefacientes y al ser sometido a controles de consumo, se detectó que conducía bajo los efectos de narcóticos.

El secretario Guillermo Turrin confirmó que, entre el jueves por la noche y este domingo por la mañana, agentes de las áreas de control municipal y efectivos policiales llevaron a cabo unos 300 operativos preventivos en las zonas más frecuentadas con fines recreativos nocturnos. Durante los mismos, se fiscalizaron documentación, elementos de seguridad y condiciones de conducción.

Cabe destacar que en la madrugada del sábado pasado, en inmediaciones de Avenida Alberdi y Monfield, un auto Corsa color rojo emprendió la fuga al advertir la presencia de los inspectores. El vehículo fue perseguido y reducido y el conductor sometido a un control de alcoholemia y narcolemia que arrojó resultado positivo de cocaína. Durante el procedimiento, los policías del Tercio Delta del Comando Radioeléctrico hallaron en el coche 250 gramos de cocaína, 30 pastillas de éxtasis, anfetaminas, crack y cristal y además 30 envoltorios.

En consecuencia, la unidad fue remitida al corralón municipal y el conductor fue trasladado a la comisaría 6°.

“Destacamos el trabajo en conjunto entre la Policía y la Municipalidad que, desde la competencia de cada una, permite detectar y prevenir conductas altamente peligrosas en la conducción vehicular así como también posibles delitos”, remarcó Turrin.

Control para la seguridad de todos

Fuentes oficiales confirmaron que este fin de semana se remitieron al corralón municipal 56 vehículos durante las intervenciones preventivas municipales. De ese total, 32 fueron casos de alcoholemia positiva, siendo de 1.74 el nivel más alto que fue medido.

El resto son situaciones relacionadas a la falta de documentación requerida o bien, a los dispositivos de seguridad reglamentarios.