Un terremoto de magnitud 6,2 en la escala de Richter estremeció a los ecuatorianos esta madrugada, 27 kilómetros al norte de la ciudad costera de Santa Elena. De momento, no se registran daños materiales o víctimas.


El terremoto golpeó a una profundidad de 18,5 kilómetros, informó inicialmente el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), con una magnitud 6,2 en la escala de Richter, 27 kilómetros al norte de Santa Elena, cerca de la costa ecuatoriana.

En las redes comenzaron a diseminarse inmediatamente las imágenes de la reacción de la población de la zona, que salió a las calles y, en algunos casos, comenzó a autoevacuarse; así como los reportes del Instituto Geofísico del Ecuador, el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, y otras autoridades locales.

De acuerdo con las mediciones las autoridades ecuatorianas, la magnitud del sismo habría sido de 6,3 en la escala de Richter, con profundidad de 3,5 kilómetros y epicentro localizado a cerca de 35 kilómetros de la localidad costera de Salinas, en la provincia de Santa Elena.

Tras el sismo, las autoridades registraron al menos siete réplicas de mediana intensidad, con magnitudes de 3.5 a 6.3, en Salinas y La Libertad, provincia de Santa Elena, así como en Santa Lucía, provincia del Guayas. Estos movimientos telúricos obligaron a los ciudadanos a mantenerse fuera de sus casas.

El Instituto Oceaográfico de la Armada del Ecuador (INOCAR), llamó a los ciudadanos a no atender a rumores que circulan en redes sociales, sino informarse a través de fuentes oficiales, y aseguró que estos sismos “no reúnen las condiciones necesarias para generar un tsunami en la región continental e insular del Ecuador.”