El Rotary Club Santa Fe y la Red de Bibliotecas Populares donaron libros de cuentos para los niños y niñas que asisten a los jardines municipales. La entrega tuvo lugar en el establecimiento educativo de barrio Las Flores, ubicado en Regimiento 12 de Infantería y Europa. “Siempre José nos dice que los jardines tienen objetivos claros, que es acercar la cultura a los nenes y a su familia; y el libro es un elemento importantísimo”, señaló la secretaria de Educación, Erika Figueroa, sobre el valioso material recibido.

Las niñas y niños del Jardín Municipal Las Flores vivieron una mañana diferente, disfrutando de Coni, el pato; Pericles que querés; Paco el pingüino, Rosa la rana; y muchos más de los cientos de libros de cuentos donados por el Rotary Club Santa Fe y la Red de Bibliotecas Populares. En el SUM del edificio situado en Regimiento 12 de Infantería y Europa, los pequeños compartieron este momento especial junto a sus maestras y asistentes. La secretaria de Educación, Erika Figueroa; participó de la actividad y fue la encargada de recibir la donación de manos un grupo de representantes de ambas instituciones, entre ellos, Federico Ayala del Rotary Club Santa Fe y Alicia Pane de la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre. También estuvo presente Inés Larriera, presidenta de la Fundación Hoy x Mañana, ONG que se enfoca en reducir y prevenir los factores de riesgo alimentario y nutricional en niños y niñas de 0 a 5.
“Realmente estamos muy contentos por esta segunda donación de libros que recibimos del Rotary Club Santa Fe a partir del trabajo conjunto que venimos realizando hace un tiempo”, destacó la secretaria de Educación, Erika Figueroa. “Para nosotros es muy importante, porque es un material central. Siempre José nos dice que los jardines tienen objetivos claros, que es acercar la cultura a los nenes y a su familia; y el libro es un elemento importantísimo”, valoró.
Vale destacar que gracias al trabajo en equipo para promover el acceso a los libros desde la primera infancia, el Rotary Club realiza donaciones de libros-objeto didácticos. Se trata de una acción contribuye a la formación de lectores desde los primeros días y pone a disposición de los más pequeños, libros adecuados para su educación integral.

Para los jardines

Más adelante, Erika Figueroa, valoró el aporte que “como se puede ver, ya los niños y niñas están disfrutando. Son más de 180 libros que están destinados a la biblioteca que tiene el Jardín Las Flores, pero a su vez desde aquí llegan al resto de las 17 jardines municipales y a las familias, que es tan importante”. Cabe señalar que el Sistema Municipal de Educación Inicial cuenta con 17 establecimientos educativos distribuidos en la ciudad, en particular en los barrios más vulnerables. Recientemente, fue inaugurado el último en barrio Chalet.
La funcionaria agradeció la labor articulada de ambas instituciones con el Municipio, que “es lo que queremos seguir haciendo desde la ciudad a partir de trabajo con distintas instituciones”. En ese sentido, contó que “con la Biblioteca Mitre, este año comenzamos a trabajar con el Liceo Municipal, y así se convierte también en sede descentralizada de la enseñanza del inglés. Se trata de otra manera más de trabajar y acercar la enseñanza del idioma y de la cultura, a los barrios de la ciudad de Santa Fe”. Asimismo, recordó que las Bibliotecas Populares reciben un aporte del Fondo de Asistencia Educativa para la incorporación de material y la prestación del servicio.

Trabajo conjunto

Federico Ayala, del Rotary Club Santa Fe valoró el trabajo en equipo a partir “del personal de la Biblioteca que se juntó con el de la Municipalidad para hacer una selección adecuada del material que hoy entregamos, que tiene fines pedagógicos”. Detalló que “la primer entrega estuvo apuntada a los más pequeñitos, eran juegos-libro que se pueden morder, apretar; y ahora es para chicos un poquito más grandes, cuando el libro ya tiene otra finalidad que es estimular la lectura. Es impresionante verlos como estaban disfrutando de estos hermosos libros”, contó al tiempo que se mostró impresionado por los jardines municipales: “Estoy sorprendido con el sistema de los jardines. Son hermosos y el trabajo que están realizando es muy bueno”.
or su parte, Alicia Pane de la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre, indicó que desde la entidad, “colaboramos con un personal muy idóneo para que seleccione la compra de libros”. Describió también que la donación es una estrategia para introducir a los niños desde “temprana edad” en el contacto con los libros y el hábito de la lectura, “porque eso les va a quedar, porque se acostumbren a sentir y tocar el libro, a disfrutarlos, algo que no excluye los adelantos de la computadora o internet. Es algo más para acercarlos también a la comunidad”.

Libros para jugar

La primera donación fue en el Jardín Municipal de Alto Verde. Allí, gracias al trabajo en equipo para promover el acceso a los libros desde la primera infancia, el Rotary Club donó libros-objeto didácticos (libros almohada, libros sonajero, libros con sonido, libros títere) para bebés y niños de hasta un año a los fines de dotar las bibliotecas de los Jardines Municipales ofreciendo a los más pequeños un material que acompañará su crecimiento, promoviendo la creatividad y la imaginación, estimulando los sentidos, el ejercicio de la palabra y fomentando el desarrollo motriz.