No obstante, el martes se reunirán con los intendentes y presidentes comunales. Si no aceptan su propuesta, irán a la huelga.
Los municipales de la provincia no sólo rechazaron de plano el incremento del 12 por ciento que les ofrecieron, sino que ya le pusieron fecha a una nueva medida de fuerza de 48 horas para el jueves y viernes de la semana próxima. Si bien el martes mantendrán un encuentro con los representantes de los intendentes para escuchar una nueva propuesta, adelantaron que si la consideran insuficiente, volverán a la huelga. “Llegamos a esta instancia porque estamos a abril y recién recibimos una primera oferta salarial que, además, no abarca la totalidad del año. Aparte, la inflación en el primer trimestre superará el 12 por ciento”, afirmó ayer la secretaria adjunta del Sindicato de Empleados Municipales de Rosario, Yamile Baclini.

El planteo hecho por los intendentes y jefes comunales de la provincia de incrementar los salarios en un 12 por ciento a partir de marzo, con cláusula gatillo en función del índice de inflación del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) y de reabrir la negociación paritaria en julio fue rechazado de plano.

Ya desde el inicio resultó “insuficiente”, según anticipó el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Santa Fe (Festram), Claudio Leoni, y durante la mañana de ayer el secretario general del sindicato de municipales en Rosario, Antonio Ratner, reclamó “un acuerdo para todo el año”.

Esas posiciones fueron ratificadas en el plenario de secretarios generales nucleados en la federación y, si bien esperarán al martes próximo, cuando vuelvan a sentarse con los Ejecutivos provinciales para escuchar una nueva propuesta, ya anticiparon que, de no ser suficiente, habrá un nuevo paro de empleados municipales de 48 horas y le pusieron fecha para el jueves y viernes.

El análisis

Los dirigentes gremiales evaluaron ayer en detalle la propuesta, que es la primera oficializada por los gobiernos locales, y ratificaron su rechazo por entenderla insuficiente respecto del porcentaje de aumento y por establecer la revisión del acuerdo en julio próximo.

“Entendemos que cualquier acuerdo no sólo debe reajustar los primeros meses, sino que además tiene que ser abarcador de todo el año”, dijo la secretaria adjunta del gremio sobre un punto que horas antes había criticado el líder del gremio quien lisa y llanamente lo calificó como “una barbaridad”.

Incluso Ratner habló de las certidumbres que el acuerdo debe contener para con los trabajadores y disparó: “Tenemos que arreglar para todo el año. ¿Con quién vamos a ir a discutir los aumentos después de julio, tras las elecciones generales en la provincia? Queremos seguridad, queremos una política salarial que alcance para todo el año”.

Baclini insistió en ese punto y consideró que “una cláusula de revisión en julio y sin establecer cuáles serán las condiciones de esa revisión, atenta contra la seguridad que tiene que tener un acuerdo”.

Otras 48 horas

En ese marco y si bien esperan que los intendentes “mejoren la oferta” y la extiendan al resto del año cuando se vuelvan a sentar el martes, ya hay una nueva medida de fuerza planteada para la semana próxima.

“Estamos cortos de tiempo y tenemos que definir”, anticipó Baclini, en una muestra clara de que buscan acortar los tiempos y evitar que la paritaria de los municipales quede a la espera de la definición del acuerdo de los estatales provinciales.

Por eso, la nueva huelga —supeditada al encuentro del martes— ya tiene fecha y, a la hora de endilgar responsabilidades, la dirigente aseguró que se llegó a esta instancia porque “ya es abril y recién ahora aparece la primera oferta, que encima es inconclusa porque no abarca la totalidad el año; la inflación sigue creciendo y se sigue sin acuerdo”.