Al menos nueve personas murieron hoy al estallar dos coches bomba que tuvieron como objetivo a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza de milicias que lucha contra los yihadistas en la ciudad siria de Al Raqqa.


Fuentes de las FSD señalaron que entre las víctimas mortales hay mujeres y niños, además de milicianos que se encontraban en un puesto de control en el oeste de la ciudad, contra el que se dirigieron los dos vehículos bomba.
Un primer coche bomba explotó al pasar junto al puesto de control y, poco después, un segundo vehículo estalló en el mismo punto, pero con menos potencia, informaron testigos citados por la agencia de noticias EFE.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres y una red de informantes in situ, cifró en trece las víctimas mortales, entre ellas cuatro efectivos de las FSD, y advirtió que este número puede aumentar en las próximas horas.
Las explosiones no han sido reivindicadas hasta el momento.
La ciudad de Al Raqqa fue la capital de facto de la milicia islamista radical Estado Islámico (El) entre 2014 y 2017, hasta que fue tomada por las FSD, que desde entonces controlan la urbe, ubicada en el norte de Siria.
La alianza integrada principalmente por kurdos expulsó a finales de marzo a los extremistas de su último bastión en el este de Siria, la localidad de Baghuz, después de haberles arrebatado todas las zonas que controlaban en el noreste del país en los meses anteriores, con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.