La directora del FMI elogió las políticas del Gobierno y aseguró que ya empiezan a notar “que el programa económico está funcionando”.

La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dio un mensaje a todos los candidatos presidenciales argentinos de cara a octubre y aseguró que “sería una tontería darle la espalda al trabajo que se está haciendo”.

En plena asamblea de primavera que organiza el organismo con el Banco Mundial, la dirigente internacional sostuvo que “la economía de Argentina está en un punto en el que va a repuntar”.

Se trata de una de las voces más importantes en materia económica para la Argentina, ya que el gobierno de Cambiemos pactó un salvataje económico con el FMI de u$s 57.000 millones de dólares.

“Estamos empezando a ver que el programa realmente funciona”, afirmó en conferencia de prensa durante la asamblea de primavera del organismo y el Banco Mundial, en la que se reúnen los ministros de Economía de todo el mundo.

“Ahora que se hizo tanto esfuerzo, en un programa en el que la protección social siempre fue una de nuestras prioridades, sería una tontería que los candidatos le den la espalda al trabajo que se está haciendo”, dijo Lagarde, de cara a las elecciones de octubre.

En un nuevo respaldo al gobierno de Mauricio Macri, Lagarde detalló: “Empezamos a ver que el programa realmente funciona y nuestra evaluación es que la economía está en un punto en que va a repuntar”.

El mensaje de Lagarde se produce luego de las declaraciones de referentes de la oposición como el potencial candidato presidencial por el peronismo Roberto Lavagna, que habló de “renegociar” el calendario de pagos que el Gobierno acordó con el organismo internacional.

Actualmente se encuentran en Washington el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central Guido Sandleris, que participaron de la Asamblea de Primavera del FMI y que se reunirán con inversores.

En el informe que se difundió días atrás el organismo estimó que la economía argentina caerá 1,2% y el desempleo subirá a casi 10% este año. Aunque anticipó un rebote para la segunda mitad del año por la mejor cosecha y el impacto del “programa de estabilización” -así lo llama- que el país suscribió con el organismo multilateral.