La Plaza Pringles amaneció el sábado con una de sus estatuas tumbada en el pasto y su base partida. Prometen darle una pronta solución.

 

El viernes por la noche la Plaza Pringles, recientemente remodelada, fue blanco de hechos vandálicos. Una de las históricas estatuas fue arrancada de su base de cemento tirada de lleno al suelo, y los contenedores de basura subidos y volcados en las veredas. “El lunes (por hoy) con personal idóneo y los elementos necesarios reubicaremos la estatua. Por la naturaleza de su construcción es fundamental preservarla”, aseguró Raúl Alvarez, Secretario de Obras Públicas del Municipio.

El espacio público céntrico, ícono del Paseo del Siglo fue reinaugurado hace menos de un mes tras un plan de revitalización al que fue sometido por más de 40 millones de pesos del presupuesto municipal.

Los trabajos incluyeron el reemplazo de desagües pluviales domiciliarios, trabajos de pintura, restauración de carteles históricos y la inclusión de equipamiento urbano y señalización. Sin embargo, en menos de un mes, la plaza ya fue vandalizada.

Desde la Municipalidad expresaron que durante este viernes por la noche se registraron hechos de vandalismo urbano en la Plaza Pringles en el centro rosarino. Una de las estatuas históricas de mármol fue encontrada de lleno tirada en el suelo sobre el césped, mientras que los contenedores de basura se encontraron tumbados y dispersados por encima de las veredas.

“Lo que nos preocupa es la preservación de esta estatua histórica”, sintetizó Alvarez. En relación a esto explicó que por las características y la naturaleza de su construcción, por el peso de la misma, y para evitar algún daño, el lunes se trabajará en la reubicación de la estatua. “Vamos a trabajar el lunes con personal idóneo y los elementos necesarios para que al levantarla y recomponerla no sufra daño alguno”, aseveró el funcionario.

Plaza Pringles tiene una fuente central con una estatua adornada con agua, y dos que están “decapitadas”.

Cuando las emplazaron en el Paseo del Siglo ya estaban mutiladas. Son réplicas de mármol italiano que están allí desde 1982, cuando llegaron como donación desde una estancia a la Asociación Amigos del Museo de la Ciudad.

Pese a los intentos por restaurar sus cabezas, no existen datos de los originales y por ende quedaron como fueron recibidas. Al no estar en catálogo, lo único que se sabe es que son reproducciones de piezas originales traídas desde Italia, como era frecuenta hace unas décadas. Una hipótesis de su decapitación indica que al provenir de una estancia donde había práctico de tiro de las fuerzas armadas, habrían sido blanco de entrenamiento.

En relación, a los hechos de vandalismo en los espacios púbicos Alvarez expresó: “Son hechos que lamentamos, más en un espacio como éste que fue remodelado íntegramente hace muy poco. El vandalismo urbano, no le hace bien a la ciudad, los espacios públicos están abiertos para el disfrute de todos los rosarinos, y queremos que se cuiden y valoren”, dijo Álvarez.

A la estatua tendida sobre el pasto, se le agregan otros datos que revelan falta de mantenimiento. El césped está sin cortar, y la placa en homenaje al fotoperiodista asesinado en Pinamar, José Luis Cabezas está cubierta de excremento de pájaros.

De todos modos, la plaza de juegos infantiles luce impecable, al igual que las farolas y el reloj ubicado sobre Córdoba. También el escenario Luis Alberto Spinetta sobre Paraguay y la estatua a su creador Juan Pascual Pringles.

En la ochava suroeste todavía se erige el chapón que anuncia la licitación por 5 meses de obra.

Peatonal

En otro orden, en febrero pasado, este diario daba cuenta del estado de deterioro del mobiliario y las baldosas en peatonal San Martín en toda su extensión. A las quejas de los comerciantes se sumó el titular de la Asociación Casco Histórico Fabio Acosta quien calificó el estado de la peatonal como de “total abandono, despoblada e insegura”.