La pista KDT está llena de fisuras y pozos. Los deportistas entrenan en Circunvalación, donde está prohibido circular en bicicleta.

El circuito de un kilómetro para la práctica de ciclismo del parque Regional Sur “es un monumento al pozo”, así lo advierten los deportistas, federados y amateur, que están reclamando desde hace más de un año mejoras en la pista. La falta de infraestructura, señalan, los obliga a entrenar en la avenida de Circunvalación, donde la circulación en bicicleta está prohibida y quedan expuestos al intenso tránsito o a ser víctimas de situaciones de inseguridad.

La pista KDT recorre el perímetro del parque de zona sur, a orillas del arroyo Saladillo. Es un circuito de un kilómetro, especialmente construido para pruebas donde se combina el desempeño en kilómetros, distancia y tiempo.

La vía se inauguró hace ya casi dos décadas, pero según advierten los ciclistas la falta de mantenimiento la dejó inutilizable.

Junto al velódromo, inaugurado hace cinco años, la pista completa la infraestructura especialmente destinada a la práctica del ciclismo dentro de la ciudad.

Sin embargo, actualmente parece una colección de grietas, fracturas y ondulaciones por donde resulta imposible circular a altas velocidades.

“Para entrenar, necesitamos pistas extensas, por eso sin un lugar adecuado tenemos que hacerlo en la calle”, explicó Roberto Pereyra, uno de los ciclistas Master C, que la semana pasada fueron a reclamar por la reparación del circuito al Concejo Municipal (ver aparte).

A falta de espacios adecuados, junto a un grupo de unas quince personas, Roberto entrena a diario en la avenida de Circunvalación, desde la avenida Belgrano hasta 27 de Febrero. Una avenida donde la circulación de ciclistas está directamente prohibida.

“Es peligroso, pero no tenemos otra cosa. Necesitamos entrenar en kilómetros y no hay lugar para hacerlo. Tenemos que cuidarnos del tránsito y varios han sufrido robos, necesitamos un lugar donde entrenar”, aseguró.

Contar con un circuito adecuado, señala, también permitiría organizar competencias de la especialidad y fomentar la práctica del deporte.

“Actualmente, para las carreras tenemos que tramitar permisos y cortar calles. Si tuviéramos un lugar adecuado podríamos tener más fechas”, apuntó.

Un lugar en el mundo

Susana Balaguero es presidenta de la Federación Santafesina de Ciclismo, que tiene entre sus objetivos el fomento de la actividad en todo el sur provincial.

La mujer coincidió en que se necesita contar con una pista adecuada, con la carpeta asfáltica en condiciones, iluminación que permita utilizarla después de la caída del sol y con seguridad.

“Entrenar en Circunvalación esta prohibido, los deportistas quedan expuestos a accidentes y también a robos. Por eso tienen que ir en grupos; andar solos resulta imposible”, apuntó.

Para resolver ese problema, sostuvo, en una época les permitían entrenar en el autódromo. Pero la convivencia con la organización de carreras no fue feliz. También se les propuso el circuito del parque Alem, conocido como la Zapatilla, pero sólo para practicar algunos días por semana y en horarios “poco adecuados”.

“Se nos asignó el mismo circuito que utiliza la gente para ir a aprender a conducir. Resulta muy incómodo”, apuntó Balaguero y recordó que, en varias oportunidades, los inspectores de tránsito les reclamaron que no circulen tan rápido.

El problema, sostuvo, es que necesitan un lugar exclusivo para pedalear, donde puedan concurrir los deportistas federados, las escuelas de ciclismo y los aficionados a las competencias.

La presidenta de la federación consideró que “los deportistas no pueden entrenar en la calle, las bicicletas que se utilizan para competir son muy costosas y varios han sufrido robos. Por eso salen en grupo y es muy peligroso circular así entre el tránsito”.