“Ellos dieron información valiosa que nos llevó a Colorado y muchas cosas que permitieron prevenir quizás más pérdidas de vidas”, dijo la policía sobre la familia de la estudiante que se había “obsesionado” con la matanza de Columbine y se suicidó este miércoles tras una cacería humana de 24 horas.

 

El padre de Sol Pais, la joven de Florida que según las autoridades estaba tan “obsesionada” con la masacre escolar de Columbine que les hizo temer que planeaba un ataque similar en Colorado, le rogó a la hija que volviera a casa y se entregara antes que ésta se suicidara el miércoles, informaron medios locales.

“Es como una pesadilla”, dijo el padre de Pais al canal NBC6 de Miami el martes. “No lo sabemos, no tenemos ni idea”, afirmó tras ser preguntado sobre si conocía el paradero de su hija. El hombre agregó que no la había visto desde el domingo y la reportaron como desaparecida a las autoridades el lunes por la noche.

El FBI había dicho que Pais estaba “obsesionada” con la matanza en la Escuela Secundaria Columbine, en 1999, y que hizo amenazas antes del vigésimo aniversario, el sábado, del ataque que mató a 13 personas. El FBI la describió como “extremamente peligrosa”.

Policía frente a la casa de Sol Pais, en Surfside, Florida (AP /Wilfredo Lee)

Luego de una cacería humana de 24 horas, la joven fue encontrada por el FBI cerca del  Monte Evans, una popular área recreativa a unos a 96 kilómetro al suroeste de Denver, con lo que parecía ser un balazo autoinfligido en la cabeza.

La estudiante de secundaria de Miami Beach voló a Colorado el lunes por la noche y compró una escopeta y municiones de una armería en Littleton, no lejos de Columbine, dijeron las autoridades.

Las autoridades también dijeron que Pais fue vista no lejos de Columbine -en las afueras de Denver- vistiendo una camiseta negra, pantalones de camuflaje y botas negras. La policía tenía instrucciones de detenerla para una evaluación mental.

Sol Pais, la joven que estaba “obsesionada” con la masacre de Columbine

La oficina del FBI en Denver fue alertada por primera vez a Pais el martes por la mañana desde la oficina del FBI en Miami. La oficina del FBI en Denver comenzó a evaluar la amenaza y determinó que era creíble. Se notificó a la policía local y también comenzaron a investigar.

“Francamente, estamos acostumbrados a las amenazas en Columbine”, dijo John McDonald, director ejecutivo del sistema escolar del condado de Jefferson, una vez que concluyó la búsqueda de Pais. “Esta vez se sintió diferente. Fue diferente. Ciertamente tuvo atención”.

McDonald describió el viaje de la joven como una “peregrinación” a Columbine y citó su compra de la escopeta como una de las razones por las que las autoridades la tomaron como una amenaza seria.

La Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego confirmó que Pais compró el arma y las municiones legalmente cerca de Littleton. La armería dijo que la joven había superado una investigación de sus antecedentes y que “no había razón para sospechar que era una amenaza para ella misma o para cualquier otra persona”.

En Surfside, Florida, donde vivía Pais, el jefe de policía Julio Yero pidió que se le diera a la familia “privacidad y tiempo para llorar la muerte”.

El jefe de la policía de Surfside Julio Yero (Al Diaz/Miami Herald via AP)

“Esta familia contribuyó grandemente a la investigación desde el inicio. Ellos dieron información valiosa que nos llevó a Colorado y muchas cosas que permitieron prevenir quizás más pérdidas de vidas”, agregó.

Adam Charni, un estudiante de la Escuela Secundaria de Miami Beach, dijo que Pais se vestía de negro y que no acostumbraba relacionarse con otras personas. Dijo que le sorprendió enterarse que ella era la persona a la que buscaban las autoridades en Colorado.

Frank DeAngelis, el director de Columbine durante el tiroteo masivo de 1999, dijo por su parte que desde el tiroteo de Columbine se han puesto en marcha muchos más procedimientos para proteger a los estudiantes.

“Hemos aprendido muchas lecciones”, dijo. “Es parte del aprendizaje, parte del entrenamiento que hacemos todos los días.”

También envió un mensaje a cualquier persona interesada en Columbine y en el tiroteo. “No somos un lugar para visitar si no eres estudiante”, dijo. “No somos una atracción turística. No somos un lugar en el que venir a inspirarse”.