El actor de “Nuevamente juntos” y participante del “Bailando” dijo que con la crisis había tenido que achicar sus gastos y que no podía irse de vacaciones.

“Realmente muchas veces me cuesta llegar a fin de mes”, había dicho Fede Bal a Teleshow hace unos días. Al igual que en su momento afirmaron Georgina Barbarossa y Paola Krum, el actor dijo que se siente afectado por la crisis económica. Las críticas no tardaron en llegar y respondió los comentarios a través de las redes sociales.

“Me parece que simplemente es una postura frente a una situación social y económica del país. No me parece que sea real todo lo que dicen. Me parece que es una bajada de línea para gente que sí la está pasando mal. No creo que Fede Bal, Ana María Picchio, etc… la estén pasando mal cuando uno abre los diarios, ve las revistas y ve los viajes, esto, lo otro. No los critico, pinto una realidad”, dijo Luis Ventura en Involucrados.

El actor de Nuevamente Juntos le respondió: “Te aclaro Luis, a vos y a la gente que me critica por mis dichos, que me referí a la crisis como un ciudadano más, queriendo que entiendan que por salir en la televisión no estás al margen de la crisis económica. Dije que me cuesta llegar a fin de mes. Simple”.

Luego explicó: “Es lo que veo al hacer las cuentas y hacer las compras diarias. Ni maniobra, ni panfleto, ni bandera. Solo un argentino más que sufre por su país”. Para cerrar el tema, explicó: “Críticas, por todos lados. Hagan mas el amor, de verdad…”.

En una entrevista con Teleshow el participante del Bailando se había referido a “la falta de guita” y “de la pobreza que hay”: “Es lo que yo veo en los precios cuando compro en el chino de la vuelta. ¡No puede ser! Fui al chino el otro día a comprar una crema de enjuague, compré tres aguas y gasté 500 pesos. La gente tal vez del otro lado dice: ‘Ah, está en la tele, gana millonadas’. Y yo no gano millonadas. Realmente muchas veces me cuesta llegar a fin de mes. Y le pasa a la gente del otro lado”.

“Yo también tengo deudas. Estoy pagando un auto que compré hace dos años, me cuesta. Y agradezco haber cerrado el plan cuando el dólar estaba a menos porque me fijaron la tasa. Tengo problemas reales. Llamo al administrador cuando digo: ‘¿8 lucas de expensas? No sé qué, el gas, para… ¡¿qué?!’. No se puede creer. No entiendo. Hago las cuentas y no me puedo dar un lujo. No me voy de vacaciones”, agregó.

A pesar de que está agradecido por poder trabajar de lo que le gusta, contó que no se puede ir de vacaciones: “Por empezar, porque tengo deudas que pagar y no puedo darme el lujo de viajar y gastar lo que tengo que gastar. Ya está, olvidate, es algo que no puedo ni verlo con el dólar a 44, como estamos viviendo. Este tipo de cosas me parece que son una locura. Tampoco tengo tiempo, pero si lo tuviese agarro el auto y me voy a Pinamar; hoy, no me puedo ir del país”.

“¿De verdad llamás al administrador cuando hay un gasto que no entendés en las expensas?”, le preguntaron, y explicó: “100%. Llamo al mozo cuando hay algo que no entendí en la cuenta. Y no es de rata, es por cuidar, porque si no, realmente no me alcanza. Hago teatro, hago tele, hago cine, tengo proyectos para hacer, dirigir otra obra de teatro, y así y todo trato de acotarme y no comprarme ni darme los gustitos, que tal vez son ir a comer rico en algún lugar. Porque después, cuando llega la cuenta: ‘Pero pará, ¡dale! Sí, comí, pero no tomé alcohol, comí un bife de lomo y papa fritas, me estás robando…'”.