La Gendarmería Nacional Argentina quemó más de cuatro toneladas de estupefacientes que fueron secuestrados en distintos operativos en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

El acto, que tuvo lugar en el crematorio del Cementerio Municipal de la capital santafesina, contó con la presencia del Secretario Penal del Juzgado Federal de Santa Fe N° 2, de la Secretaria Penal del Juzgado Federal de Paraná y de autoridades del Gobierno local y de las fuerzas policiales.

Allí, el personal de la fuerza comandada por Gerardo Otero incineró más de 4.000 kilogramos de marihuana, 135 kilogramos de cocaína, 299 frascos de ketamina, más de 5.000 kilogramos de hojas de coca y plantas, plantines y tallos de marihuana.

Las incautaciones se encontraban en poder de autoridades judiciales de las ciudades santafesinas de Rafaela y Santa Fe capital y de las localidades entrerrianas de Concepción del Uruguay y Paraná.