La fachada del local fue acribillada desde un BMW que fue descartado después de Semana Santa.

 

Los días después de que el gobernador Miguel Lifschitz apuntara contra bandas criminales con “intencionalidad política” por los ataques contra bares de Pichincha, este miércoles se confirmó que uno de los empresarios damnificados irá a juicio en una causa por narcotráfico.

La conexión con una organización integrada por rivales de “Los Monos” trascendió a continuación del secuestro del auto empleado en el atentado del último sábado en la puerta de Alabama. El establecimiento fue clausurado luego de los disparos debido a una serie de infracciones detectadas por inspectores municipales, quienes corroboraron que no estaba habilitado.

En medio de las dudas iniciales sobre el motivo del mensaje mafioso, Matías Carlos Herrera se presentó como titular del local. Lo que se corroboró con el correr de los días fue su procesamiento previo junto a otras nueve personas en una causa federal por venta y distribución de drogas ilegales. Una de ellas es Facundo “Macaco” Muñoz, absuelto en 2017 por el asesinato de Claudio Ariel “Pájaro” Cantero.

El bolichero fue detenido a principios de 2016 como parte del operativo “Guaraní”, el cual incluyó el secuestro de 100 kilos de marihuana a bordo de una Peugeot Partner en el kilómetro 22 de la autopista Rosario-Santa Fe. La banda vinculada a ese cargamento trabajaba desde una cancha de fútbol 5 ubicada en Sorrento al 1400 y los investigadores plantearon que Muñoz era quien ordenaba sus movimientos desde la cárcel.