Más de 400 efectivos, 50 allanamientos y seis meses de investigación en Santa Fe. El Ministerio de Seguridad de la Nación, en un megaoperativo conjunto de las cuatro fuerzas federales, desarticuló el clan de Olga “Tata” Medina y una compleja red de narcotráfico que utilizaba, a través de una falsa cooperativa, a personas en rehabilitación para comercializar todo tipo de drogas.

“Felicito a todo el equipo de las fuerzas federales por su excelente trabajo. Con profesionalismo se prepararon a la madrugada, allanaron y desbarataron a una de las más grandes bandas criminales de Rosario”, afirmó la ministra Bullrich. Y agregó: “Gracias por la dedicación, el esfuerzo y demostrar que se puede luchar en serio contra el narcotráfico. ¡Es lo que necesitamos como país!”

A través de un importante trabajo mancomunado en diferentes puntos de Rosario, la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería, Policía Aeroportuaria, PROCUNAR (coordinada por Diego Iglesias) y los jueces Bailaque y Verra Barros, se logró el desbaratamiento de los clanes Medina y Moyano, la detención de sus respectivos jefes y de los 14 miembros que las conformaban.

Olga Beatriz “La Tata” Medina era la cabeza del clan Medina. La organización delictiva se dedicaba a la comercialización de drogas, operando fundamentalmente en la zona norte de la ciudad santafesina, con búnkers en los barrios La Cerámica y Parque Casas. También fueron capturados su hermano e hija.

El rol del clan Moyano. Carlos Guillermo Moyano, alias “Tato”, el cabecilla de la organización narcotraficante, junto a su pareja e hijos –uno de los cuales ya se encontraba detenido- manejaban la estructura de una cooperativa de limpieza, con el supuesto fin de rehabilitar a personas del uso de estupefacientes. Pero no era así: los engañaban y los utilizaban para vender droga. El clan poseía una significativa influencia en el barrio de Santa Lucía.

En el procedimiento, además, se incautó más de medio millón de pesos, vehículos, armas, cocaína, marihuana, teléfonos celulares, balanzas, chips y documentación de interés para la causa. La investigación estuvo a cargo del Juzgado Federal N°4 de Rosario, conducido por el Dr. Marcelo Bailaque, ante la Secretaría N°2 de la Dra. María Victoria Gastellú.