Los recién nacidos fallecieron, según el centro, por una enterocolitis que se agravó por la presencia de la bacteria Klebsiella, altamente resistente a los antibióticos.

 

Dos bebés prematuros hospitalizados en la UCI neonatal del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona han fallecido en estos últimos diez días como consecuencia de una infección causada por Klebsiella, una bacteria intestinal común extremadamente resistente a los antibióticos y que se contagia en los hospitales. Aunque en individuos sanos el microorganismo resulta inocuo, en sistemas inmunológicos debilitados, como el de los bebés prematuros puede resultar letal, según precisan fuentes médicas. Al menos otros tres bebés que se encontraban en la UCI han sido aislados para evitar nuevos contagios, señalan fuentes próximas al centro.

Fuentes del Vall d’Hebron precisan que la situación de los dos bebés fallecidos, uno de menos de 500 gramos de peso y el otro que no llegaba a los 700 gramos, era frágil, y que la causa de la muerte es una enterocolitis que se agravó por la presencia de la bacteria Klebsiella, que causó una sepsis a los bebés, informa Efe.

Contagio por contacto físico

 

La Klebsiella se contagia con el simple contacto físico. Por este motivo, el protocolo médico establece una serie de medidas sanitarias tanto para los familiares de los pacientes, como para el personal médico.

Son especialmente susceptibles ante ella los pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos, neonatos, pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabéticos o alcohólicos.