La multinacional de música sueca acusó a su rival de imponerle tarifas exorbitantes aprovechando su posición dominante.

Bruselas arbitrará finalmente la batalla entre Spotify y Apple por el negocio de la música online. La Comisión Europea abrirá una investigación formal sobre un posible abuso de posición dominante del gigante norteamericano tras recibir una denuncia de la compañía de música sueca. Spotify se quejó de que Apple, que compite con ellos mediante la aplicación Apple Music, aplica una tasa del 30% por las compras que los usuarios realizan a través de su sistema de pagos.

La Comisión Europea todavía está analizando la demanda que el pasado mes de marzo anunció Daniel Ek, fundador y consejero delegado de la empresa sueca, pero fuentes comunitarias confirmaron que todo apunta a que en las próximas semanas se abrirá una investigación formal a la empresa californiana. Según publicó Financial Times, Bruselas ha adoptado esa decisión tras haber realizado consultas con otras empresas del sector, consumidores y otros agentes del mercado.

Bruselas impone a Google una multa de 1.490 millones por su negocio publicitario
Spotify denuncia a Apple ante la Comisión Europea por competencia desleal
La queja de Spotify se fundamentaba en las comisiones exorbitantes que, a su juicio, estaba imponiendo Apple a su competencia mediante su tienda. “Estos últimos años, Apple ha introducido normas en la App Store que limitan intencionadamente la posibilidad de elegir y ahogan la innovación”, aseguró en un comunicado Ek, quien puso como principal ejemplo las tasas del 30% que les estaba reclamando Apple. Ek argumentó que esa cantidad los podía llevar a “inflar artificialmente” el precio su servicio premium muy por encima de Apple Music. “No podemos permitírnoslo si queremos mantener un precio competitivo para nuestros usuarios”, afirmó.

Apple Store es la tienda a la acuden más de mil millones de usuarios de todo el mundo para adquirir aplicaciones. La magnitud de ese gran almacén tecnológico llevó a Spotify a llamar a las puertas de Bruselas con la intención de que fuerce a la compañía californiana a realizar cambios para que los consumidores tengan “libertad de opción real” para sus compras.

Sin embargo, la empresa liderada por Tim Cook contestó a esas acusaciones y sostuvo que la sociedad sueca trata de beneficiarse de las “ventajas que tienen las aplicaciones gratuitas sin serlo”. Además, Apple sostuvo que esa tasa del 30% se reduce al 15% el segundo año y que, además, no paga ninguna comisión por los usuarios que se la bajan y la usan de forma gratuita.

Apple ya se llevó un varapalo de Bruselas en 2016, cuando el departamento que dirige Margrethe Vestager determinó que Apple debía pagar 14.300 millones de euros por haberse beneficiado entre 2003 y 2014 de rebajas fiscales consideradas ayudas de Estado al distorsionar la competencia. A la Comisión Europea no le ha temblado el pulso a la hora de sancionar los casos en los que ha considerado que había abuso de posición dominante. Google fue castigada el pasado mes de marzo con una multa de 1.494 millones de euros por prácticas consideradas ilícitas en el mercado de la publicidad online. El gigante norteamericano, de hecho, ha recibido ya las tres sanciones más voluminosas jamás impuestas por Bruselas. En total, 8.240 millones de euros en apenas dos años.