Gabriela Gimenez es la hermana de Edgardo, el comerciante de Grandero Baigorria asesinado en un asalto en 2014. Ayer se manifestó frente a la sede de Gobierno: “¿Cuánto sale abrir una puerta?”, planteó tras sostener que existe un “negociado con el Servicio Penitenciario”.

 

La huida de 9 presos en la autopista a Santa Fe, a la altura de Granadero Baigorria, mientras se trasladaban en un colectivo con destino a la cárcel de Coronda generó múltiples cuestionamientos, sospechas y dudas en la opinión pública. También indignación entre los familiares de las víctimas que cayeron en manos de los prófugos. Éste es el caso de la familia Giménez, que perdió a Edgardo en 2014 en medio de un asalto de 5 personas a su local en Grandero Baigorria. Uno de los autores del crimen es Carlos Andrés D´Angelo, de 23 años, quien ayer integró el grupo de evadidos.

Ayer a la noche, Gabriela Giménez, hermana de Edgardo encabezó una manifestación frente a la sede la Gobernación de Santa Fe en Rosario, para exigir que el autor del homicidio de su hermano sea recapturado. Cuestionó las circunstancias de la fuga y deslizó que existe connivencia con el Servicio Penitenciario provincial.

Giménez, de 34 años, murió tras ser baleado en un intento de robo en su comercio de Granadero Baigorria llamado “El Palacio de la Porcelana”. Se resistió, hubo un tiroteo y como consecuencia resultó herido de tres balazos. Uno de los cuatro delincuentes que lo asaltó y terminó muriendo. También murió un perro de la víctima. Por el hecho fueron condenados 4 hombres, entre ellos, uno de los que ayer escaparon del colectivo. “Yo creo que hay un negociado, algo con el Servicio Penitenciario que una y otra vez dejan sueltos a los asesinos. Estas personas tienen que estar en Coronda, ¿qué hacían paseando en un colectivo?”, lanzó.

De acuerdo a lo que trascendió, los reclusos habían sido llevados a la Unidad 3 de Rosario para mantener visitas sanitarias, es decir, encuentros íntimos con visitantes. “Nosotros vamos a ver a nuestros seres queridos al cementerio y acá los sacan y los trasladan cuando hay una Provincia que no puede garantizar ni los arrestos ni las salidas laborales. No estaba esposados estos presos”, sostuvo y lamentó: “Cuánto dolor, ¿cómo reparan esto?”.

Gabriela advirtió que “es la segunda vez que este Servicio Penitenciario vuelve a dejar libres a los asesinos” y recordó cuando Joaquín “Pelado” Pérez, uno de los integrantes de la banda que asaltó y mató a su hermano, fuera liberado de Coronda por un error administrativo. “Salió caminando y estaba con arresto”, manifestó.

“¿Cuánto sale abrir una puerta?”, interrogó deslizando que existió connivencia de parte de los uniformados para que los presos huyeran. “Que saquen a esta gente que no está a la altura de las circunstancias y que se prevenga, tiene que entrar nueva gente”, consideró.