Ocurrió en una cárcel de Olmos, el hombre es acusado de “malversación de caudales públicos”.

Se trata de un prefecto, mayor de 55 años, que se desempeñaba como encargado del depósito de aquella Unidad Penitenciaria. Por este denuncia fue despedido del Servicio Penitenciario Bonaerense hace cuatro años, después de cumplir 30 años de servicio.

Luego, tras avanzar la investigación, la justicia determinó que el ex penitenciario utilizó fondos públicos para obtener beneficio personal y solicitó su detención acusado de “malversación de caudales públicos” a disposición del Tribunal 3.

El arresto se realizó en una vivienda ubicada en Soldado de la Frontera al 4000 de la ciudad de Buenos Aires, los efectivos también pudieron secuestrar elementos de interés. La Justicia sostiene que el acusado vendía esta comida sustraída por fuera de la unidad, obteniendo así beneficio propio.

Por los hechos mencionados, voceros oficiales aseguraron que se tomaron medidas preventivas y reforzaron los controles en la compra y administración de alimentos e insumos.