Assa flexibilizó los requisitos para colocar medidores en esos espacios, que posibilitan abonar por lo que se consume y no por metro cuadrado.

 

A partir de hoy, la empresa Aguas Santafesinas S.A. (Assa) flexibilizará los requisitos que debían cumplimentar las galerías céntricas para la colocación de medidores. Ese había sido un pedido de los dueños de los locales comerciales en su afán por bajar los costos y pagar sólo por lo que consumen, y no por metro cuadrado, como hacían hasta el momento.

Los dueños de los locales comerciales celebraron la noticia, que se dará a conocer hoy en forma oficial. “Este es un logro colectivo”, opinó el presidente de la Asociación Casco Histórico de Rosario, Fabio Acosta, quien acompañó a los consorcistas a reclamar que se faciliten los trámites para la instalación de medidores.

“En algunas galerías ya habían bajado los brazos. Pero esto supone una excelente noticia, porque para los comerciantes redundará en una baja significativa de los gastos centrales e individuales de cada local”, apuntó Acosta.

Menos trabas

Cuando los dueños de los locales de las galerías del centro pensaron en distintas formas para disminuir los costos fijos, plantearon la necesidad de pagar sólo lo que consumían de agua. Para ello el requisito era la colocación de medidores en cada una de las galerías.

Pero al plantear esta posibilidad al Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) se toparon con trabas burocráticas que hacían muy difícil la posibilidad de implementarla.

“Necesitamos que flexibilicen los requisitos que nos exigen para colocar los medidores”, habían requerido en su momento los dueños de los locales.

Pasaron dos meses de aquel reclamo cuando Assa comunicó que se “facilitarán las exigencias”, lo que supone la posibilidad real de disminuir costos fijos para los comerciantes.

El vocero de Assa, Guillermo Lanfranco, explicó que “en concreto se flexibilizaron dos medidas”. La primera es que antes uno de los requisitos era que el 100 por ciento de los consorcistas estuviera de acuerdo con la colocación de los medidores de agua. A partir de hoy, sólo será necesario lo que indique el reglamento de los consorcios, basados en la ley de propiedad horizontal.

“Es decir, que si el reglamento del consorcio señala que con la mitad más uno de los presentes se define una medida, también regirá para la colocación de los medidores. Deberán presentar el acta firmada de esa asamblea, pero ya no será requisito indispensable que todos estén de acuerdo”, aclaró Lanfranco.

La segunda medida que se flexibilizó es que “ya no se solicitarán los planos de los edificios para ver dónde están ubicadas las conexiones, sino que bastará con presentar un croquis. Luego, Assa hará la inspección pertinente para comprobar dónde se encuentran las conexiones, pero no será indispensable contar con los planos del lugar”, agregó el vocero de Assa.

Así las cosas, una vez que se coloque el medidor, llegará una sola boleta al consorcio con el importe por lo consumido, y deberán repartirlo entre los locatarios como se realiza con los demás gastos centrales.

Lanfranco aseguró que esta modificación en los requisitos regirá para todo lo que sea propiedad horizontal, tanto para casas de pasillo, como para edificios con departamentos o galerías con locales.

En tanto, Acosta aseguró que los trámites se comenzarán de inmediato y que seguramente lo harán en primer lugar, las galerías La Favorita y Rosario, que siempre se mostraron muy interesadas. “También están averiguando otras como el Palace Garden y el Pasaje Pam”, acotó.

De esta manera, Assa busca lograr el objetivo de colocar más medidores en la ciudad. Hasta ahora hay 110 edificios que cuentan con micromedición, y a ahora se sumarían las galerías.