Un estudio demostró que hay una alta concentración de fármacos en las aguas que consumen tanto la fauna local como la población, en nuestro país. Pueden afectar nuestra salud


Un informe del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM) de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) da cuenta de los altos niveles de sildenafilo, principio activo del viagra, y de carbamazepina, una droga para la epilepsia, detectados en las aguas de ríos, arroyos y lagos de Argentina.

Los investigadores realizaron estudios ecotoxicológicos en efluentes de aguas residuales en Argentina en los que “se detectaron estos contaminantes emergentes, se observó estrés oxidativo en las branquias y el hígado de peces, así como cambios metabólicos, daño histológicos y neurológicos”, explicó Nasly Delgado, integrante del grupo, a la Agencia CyTA-Leloir.

Delgado, quien es becaria doctoral del CONICET del grupo del doctor Damián Marino en el CIM, insistió en la necesidad de cuidar los cuerpos de agua del país y del mundo “pensando en posibles consecuencias también para la salud humana”.

El equipo del CIM desarrolló la tecnología necesaria para remover ambas drogas de las aguas superficiales del país, pero el proyecto todavía está en la fase de prueba.

“Aunque se han obtenido resultados muy satisfactorios en escala piloto, hacen falta algunos experimentos en periodos de tiempo más prolongados antes de que pueda transferirse al mercado”, anticipó Delgado.

“Lo ideal sería poder remover estos contaminantes antes de que ingresen a los cuerpos de agua y causen efectos negativos en el ecosistema”, convino.