Era en un domicilio particular y para ingresar había que llevar una bebida y pagar 30 pesos.
Después que la semana anterior fuera noticia un procedimiento policial que, en respuesta a reiteradas denuncias de vecinos, tuvo como resultado la detención de más de un centenar de personas jóvenes que en horas de la madrugada se vieron envueltas en escaramuzas mientras permanecían en un local que no estaba habiltado para funcionar como salón baiable, este domingo se registró una situación similar también en la zona sur de San Salvador de Jujuy, con un saldo de varias decenas de detenidos.

En efecto, fuentes de la Policía de la Provincia conformaron que medio centenar de personas, entre ellas varios menores, habían sido detenidas en una vivienda de esta capital, donde se realizaba una fiesta que no contaba con la habilitación correspondiente.

El procedimiento se realizó en horas de la madrugada y estuvo a cargo de efectivos de la Comisaría 32a. del barrio Malvinas Argentinas, quienes al concurrir al lugar que había sido promocionado a través de redes sociales y también señalado por quejas de vecinos, se encontraron con una fiesta clandestina en pleno desarrollo y con la concurrencia de cierta cantidad de personas que no pudieron justificar con un argumento razonable su presencia allí.

La fiesta clandestina, que había sido convocada por internet, se desarrollaba en un domicilio de la calle Eva Perón al 1.000, del barrio Almirante Brown, y según indicaron las fuentes, los policías hallaron diferentes tipos de bebidas que habían sido entregadas por los concurrentes a los organizadores para poder ingresar, además de abonar 30 pesos por persona en carácter de entrada.

Dado que el número de detenidos superó el medio centenar, los efectivos a cargo del operativo los trasladaron en grupos a diferentes dependencias policiales de la zona, donde quedaron alojados.

Los menores demorados recuperaron la libertad a las pocas horas, se informó.

Como se dijo, la semana pasada, también en San Salvador de Jujuy, más de cien personas habían sido detenidas cuando participaban de un “after” y causaban disturbios, en el barrio San Pedrito.