El debate comenzó esta mañana en los tribunales de la ciudad cabecera del departamento Castellanos. El acusado tiene 57 años y el ilícito fue cometido en 2014. La fiscal que investigó el hecho es Mirna Segré, quien solicitó una pena de 18 años de prisión.

Un hombre de 57 años cuyas iniciales son EOA comenzó a ser juzgado en la mañana de hoy como autor de delitos contra la integridad sexual en perjuicio de su propia hija menor de edad, cometidos en 2014 en la ciudad de Rafaela. Es en el marco de un juicio oral y público que se realiza en la sala número 3 de la Oficina de Gestión Judicial que funciona en los tribunales rafaelinos.

La fiscal que investigó el hecho es Mirna Segré, quien solicitó la pena de 18 años de prisión de cumplimiento efectivo para el acusado. En tal sentido, la funcionaria del MPA le atribuyó la autoría del delito de abuso sexual doblemente agravado por el vínculo y la minoría de edad de la víctima.

El hecho investigado

Segré acusó al hombre investigado por un ilícito cometido en fecha no determinada pero ubicable a finales de 2014. “La víctima fue sometida a un abuso sexual por parte de su progenitor en un descampado ubicado en el noroeste de la ciudad de Rafaela”, precisó la fiscal.

“Aprovechando que estaba a solas con su hija, mediante engaños se desvió del camino por el que transitaban, para luego cometer el abuso junto a otros dos masculinos, en forma sucesiva”, relató.

“La niña no volvió a ver a sus otros agresores, pero su padre la mantenía bajo amenazas de lastimarla a ella o a su familia para que no contara lo sucedido”, concluyó Segré.