Un obrero perdió la vida tras caer a un pozo este mediodía mientras realizaba trabajos en la zona de en Pasaje 133 y Ruta 34 y quedar atrapado por un derrumbe. La obra se estaba llevando adelante sobre un camino de tierra para instalar cañerías en el barrio Cristalería.

De acuerdo a las primeras informaciones, el suelo se habría socavado por las napas de agua subterráneas. Hubo dos trabajadores que cayeron en el hueco, pero uno de ellos fue rescatado por los Bomberos Zapadores con vida.

El trabajador fallecido tenía cerca de unos 30 años. Si bien los brigadistas habían localizado el cuerpo a unos tres metros de profundidad, no recibieron respuestas a los llamados.

Según aseguró el titular de los Bomberos, Andrés Lastorta, estuvieron “cavando durante un largo tiempo” y señaló la “imposibilidad de avanzar” debido a las napas. Gonzalo Ratner, de Defensa Civil, anunció por Canal 3, que “el cuerpo está sin vida”.

La fiscal de la Unidad de Homicidios Culposos, Valeria Piazza Iglesias, se hará cargo de la investigación. Se solicitó toma de testimonios e informe al ministerio de Trabajo para conocer los detalles de la obra.

Irrazabal, de la Uocra: “Esta muerte se pudo haber evitado”
El secretario adjunto de la Uocra disparó contra las empresas contratistas de la obra pública por las condiciones laborales de los trabajadores.

En diálogo con Radio 2, de Rosario, explicó que “hace tiempo” vienen pidiendo reuniones “con la Cámara de la Construcción para hablar sobre las medidas de seguridad que, en muchos casos, no se respetan”.

“Se tiene que cuidar al trabajador más que nada. Esta muerte se pudo haber evitado. También nosotros somos responsables, tenemos que parar. Los trabajadores no reclaman porque tienen miedo de perder el trabajo.Y los entiendo”, agregó