Fueron más de 300 operativos preventivos nocturnos en los que se controlaron las condiciones de conducción en las zonas más frecuentadas de Rosario.

 

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal informó que en este fin de semana se remitieron 65 autos y motos al corralón municipal en el marco de los operativos preventivos y de control efectuados junto a personal de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe en las zonas con mayor circulación vehicular de Rosario.

El secretario Guillermo Turrin confirmó que entre el jueves a la noche y este domingo a la mañana, los agentes efectuaron 332 intervenciones durante las cuales, procedieron a remitir 65 unidades, 49 de las cuales fueron trasladadas debido a que los conductores al volante dieron positivo los test de alcoholemia a los que fueron sometidos. De acuerdo a lo que precisó, el nivel de alcohol en sangre más alto que fue medido es de 1.99 gramos.

Hay que señalar que el resto de las remisiones fueron ejecutadas ante el registro de faltas relacionadas a las exigencias de documentación y elementos de seguridad vial cuya sanción comprende el secuestro del vehículo.

“Las intervenciones preventivas que desarrollamos desde la Secretaría en horario nocturno permiten llevar control a los puntos de la ciudad en donde se registra un intenso flujo vehicular. Los objetivos son claros: anticiparse a las situaciones conflictivas y lamentables, hacer cumplir la ley y sancionar a los que no la respeten con el fin de garantizar un uso libre y seguro del espacio público”, consideró el funcionario.