El ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra, del hospital de Cipolletti, fue encontrado responsable del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra fue declarado culpable este martes del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por negarse a realizar un aborto no punible en el Hospital de Cipolletti.

El juez, Álvaro Meynet, dio a conocer su veredicto esta mañana y en los próximos días se informará la pena que recaerá sobre el médico –puede alcanzar los 2 años de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer la medicina–.

El profesional se opuso a realizar una interrupción legal del embarazo (ILE) en 2017 a una joven violada.

Según la causa, la joven ingresó el 2 de abril del 2017 al hospital cipoleño luego de haber consumido pastillas de Oxaprost con un proceso abortivo en curso. Días antes, en el hospital de Fernández Oro habían solicitado la derivación a Cipolletti para interrumpir el embarazo, pero Rodríguez Lastra exigió un informe psiquiátrico –no establecido en la ley–, por lo que se interpretó como una negación a la asistencia sanitaria.

La joven consumió de manera particular pastillas de Oxaprost para provocarse un aborto y debió ser atendida. Estuvo dos meses y medio internada en Cipolletti, esperando la ILE que nunca llegó.

La joven fue sometida a una cesárea y el bebé dado en adopción de forma inmediata. Ella sufrió un daño irreparable que la llevó a cuadros graves de anorexia nerviosa e intentos de suicidio.

Según la acusación, “el ginecólogo hizo todo lo posible para no hacer la ILE pese a que en ese entonces no era objetor de conciencia”, por lo que fue considerado como un obstructor.