Meses después de su muerte, hallaron en su casa, en un suburbio de Detroit, los documentos. Dos son de 2010 y uno de 2014.
Aretha Franklin tenía 76 años cuando falleció en agosto pasado por un cáncer pancreático. Los abogados y familiares de la estrella dijeron en ese entonces que no había dejado un testamento. Ahora, se conoció que tres versiones a mano fueron encontradas este mes. Dos, de 2010, estaban en un gabinete cerrado, y aparecieron cuando se encontró la llave del mismo.

El más reciente, de marzo de 2014, estaba escondido bajo cojines en la sala, dijo el lunes el abogado de los herederos de Franklin, David Bennett. El documento parece otorgar los bienes de la famosa cantante a sus familiares. Sin embargo, los testamentos tienen una letra muy difícil de descifrar y palabras tachadas, así como frases en los márgenes.

Bennett, quien fue abogado de la cantante por más de 40 años, presentó los testamentos ante las autoridades el lunes. Le dijo a un juez que no está seguro de que sean legales de acuerdo con la ley de Michigan. Por ello, se realizará una audiencia el 12 de junio.

Bennett dijo que los documentos fueron compartidos con los cuatro hijos de Franklin y sus abogados, pero no se logró un acuerdo sobre si alguno podría ser considerado válido. Un comunicado de los herederos dice que dos de los hijos se opusieron a ellos.

Sabrina Owens, administradora de la Universidad de Michigan, es la representante personal de los herederos.

“Se mantiene neutral y espera que todos los involucrados tomen decisiones inteligentes a nombre de su madre, su rico legado, la familia y el patrimonio de Aretha Franklin”, señala el comunicado.

En un documento por aparte Kecalf Franklin, uno de los hijos, dijo que Franklin quería que él fuera representante de los herederos de acuerdo con el testamento de 2014. El hijo se opone a los planes de vender un terreno junto a la casa de su madre en el condado de Oakland por 325.000 dólares.

La juez Jennifer Callaghan aprobó en abril contratar expertos para valorar los bienes de Franklin, incluyendo sus recuerdos, ropa de gala para conciertos y bienes de su casa. El fisco está auditando muchas de las declaraciones de Franklin, de acuerdo con sus herederos. Las autoridades presentaron una reclamación en diciembre por más de 6 millones de dólares en impuestos.

Mientras tanto, la estrella de Franklin no se ha apagado desde su muerte. En abril recibió de manera póstuma un Premio Pulitzer honorario por su extraordinaria carrera y recientemente se estrenó la película “Amazing Grace”` grabada durante un concierto de 1972, la cual recibió elogios de la crítica.

Los herederos de la cantante tienen muchos proyectos en mente, “incluyendo varias propuestas de televisión y cine”, pero también tienen que lidiar con reclamaciones de acreedores y los litigios resultantes, dijo Bennett.

Para saber cómo se resolverá el testamento, habrá que esperar todavía.