ARM es propietaria del diseño básico de los chips móviles modernos y, pese a tener sede en Reino Unido, ha vetado a Huawei, que ya no podría fabricar sus móviles ni usar Android.


Nuevo mazazo para Huawei.No poder usar Android en sus móviles era algo grave que iba a dañar su negocio, incluso si lanzaban su propio sistema operativo para seguir funcionando; pero ahora se enfrentan a algo igual de grave: un nuevo veto les impediría incluso montar nuevos móviles.

La empresa de origen británico ARM ha enviado un comunicado interno esta mañana y, según informa la BBC, se ordena a todos los empleados a “parar todos los contratos activos, peticiones de soporte y cualquier otro tipo de relación” con Huawei y sus subsidiarias.

ARM es la encargada del diseño de los chips utilizados para crear los procesadores que usan la inmensa mayoría de teléfonos móviles del planeta, incluidos los de Huawei. Aunque la compañía china fabrica sus propios procesadores, denominados por la marca Kirin, estos no pueden montarse legalmente sin pagar una licencia a ARM, propietaria de la base de su diseño.

De esta manera, no sólo una empresa asentada en Reino Unido entra en el juego de vetos y penalizaciones impulsado desde EEUU, sino que el golpe es tan severo como el bloqueo impuesto por Google.

ARM no ha dado más explicaciones salvo que estaban “cumpliendo con las últimas regulaciones desarrolladas por el gobierno de EEUU”. Pese a tener una fuerte inversión japonesa y contar con ocho oficinas en EEUU, ARM sigue siendo unas empresa británica, por lo que sobre el papel no debería cumplir con la legislación estadounidense como Google, Intel u otras sitas en dicho país.

Huawei paga actualmente una licencia por el uso de los diseños de ARM en la construcción de sus procesadores para móviles. La popularidad de los procesadores ARM es tal que cada vez más analistas apuntan a que es una tecnología que acabará desbancando a la de Intel, el gran fabricante de procesadores a nivel mundial.