Es el más grande y moderno de Argentina. “En Santa Fe se pueden hacer las mejores cosas al mejor nivel no solamente del país y de América del Sur, sino del mundo”, aseguró el gobernador.

El gobernador Miguel Lifschitz, acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Antonio Bonfatti, inauguró este jueves el nuevo sistema analítico de automatización robótico inteligente para el laboratorio del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Santa Fe (Cemafe), que se integrará a la red provincial como el primero en su género instalado en efectores estatales de Argentina.

“A todos los que estamos aquí nos da un gran orgullo sentirnos parte, cada uno desde su lugar de responsabilidad, de un gran proyecto y de un gran equipo de salud que se ha ido construyendo en toda la provincia de Santa Fe para garantizar el derecho a la salud de manera igualitaria a todos los santafesinos y santafesinas, cualquiera sea su condición social y cualquiera sea su lugar de residencia”, comenzó Lifschitz.

“Tienen los mismos derechos pero también las mismas posibilidades concretas, como se demuestra con este laboratorio, de acceder a la mejor calidad de atención médica una persona que vive en la ciudad de Santa Fe o de Rosario, con una persona que vive en Gato Colorado o en un paraje rural del norte santafesino”.

“Este es un gran logro, un gran avance. Hace unos años, no tantos, este era un terreno baldío. Después surgió, durante el gobierno del doctor Hermes Binner, una idea de construir aquí en este espacio, un moderno e innovador centro de especialidades médicas de atención ambulatoria; una nueva concepción, un nuevo paradigma de la atención médica y de la salud pública”, explicó Lifschitz.

“Después apareció una empresa constructora que empezó a levantar una gran estructura de hormigón muy moderna, muy poco común en edificios de estas características porque son cuatro grandes columnas de donde cuelga todo el edificio, y después se siguió la obra. Se completó la obra de arquitectura y recibió innumerables premios a nivel nacional y a nivel internacional como obra modelo de arquitectura para la salud pública, para el servicio de salud”.

“Se inauguró hace menos de dos años y allí comenzaba otra nueva etapa que era dotar a este gran edificio de los recursos humanos, técnicos y profesionales, de la tecnología, del equipamiento y de todos los nuevos servicios que estaban previstos desarrollar dentro de esta gran caja de hormigón y de vidrio”, detalló el gobernador.

“Paulatinamente se fue avanzando y hoy se está dando un nuevo paso adelante: cuando me decían que este iba a ser el laboratorio más moderno, más importante, más grande de la República Argentina y de Sudamérica uno dice ¿no estarán exagerando un poco? Pero no, claramente no. Efectivamente es eso: saber que en Santa Fe se pueden hacer las mejores cosas en materia de salud pública que se hacen en la Argentina, que se puede estar al mejor nivel no solamente del país y de América del Sur sino del mundo. Este equipamiento es de primera línea en cualquier país desarrollado del mundo y está acá, en la ciudad de Santa Fe”.

MÁS SEGURIDAD Y CALIDAD

La ministra de Salud, Andrea Uboldi, señaló que “en el marco del funcionamiento del Cemafe, nos animamos a dar un salto cuantitativo y cualitativo, pensando en que la gente tenga un laboratorio de calidad en Santa Fe y que viajen las muestras, no las personas”. Además, agradeció “la decisión política del gobernador ya que, a pesar de los contextos del año pasado y de este año, nos permite seguir garantizando la salud como derecho ciudadano”.

Respecto de la importancia de la Red de Salud de la provincia, la ministra explicó que “nosotros convencimos a la gente y a los equipos de salud de que no hace falta tener todo en todos lados, sino que existen estrategias centralizadas que nos permiten trabajar en volumen y con calidad. Y este laboratorio permitirá contar con volúmenes de muestra de cualquier centro de salud y analizarlas con calidad, lo cual permitirá a los médicos clínicos y a los equipos de salud tomar decisiones oportunas”.

Asimismo, en cuanto a la robotización de los procesos, aseguró que permitirá “ganar en seguridad y calidad. Además, los bioquímicos y el equipo técnico tendrán la posibilidad de comunicarse con el servicio, dialogar sobre una situación clínica, agregar o descartar alguna muestra que se pidió inicialmente, y poder comunicar los resultados”, detalló.

Finalmente, la jefa de Laboratorio, Beatriz Camussi, agradeció “a todos los que hicieron posible la concreción y puesta en marcha de este laboratorio” y destacó “el servicio que ya se está brindando a los centros de salud de la ciudad de Santa Fe y de todo el centro-norte provincial”. Asimismo, brindó una explicación detallada de la cadena robotizada instalada en el laboratorio y remarcó que el sistema “nos permite alicuotar, o sea, separar una pequeña porción de muestra para ser procesada en el futuro o en otro lugar. Este alicuotador es el primero de Sudamérica”.

Camussi agregó que “tras el procesamiento, el equipo transporta las muestras a una heladera robotizada que puede almacenar 9000 tubos y está programada para, luego de determinado tiempo, eliminar aquellos que deban eliminarse o realizar nuevas muestras. Además, aquellas muestras que tras el procesamiento el sistema sepa que tienen algún problema, o si programamos que deben seguir un tratamiento, son entregadas en un sector determinado ya clasificadas”.

Por último aseguró que este moderno equipamiento “no va a reemplazar a las personas, pero sí permite que podamos realizar otras actividades más útiles para la comunidad”.