Puede ocurrir que alguna vez se pida prestado un libro de la biblioteca y olvide devolverlo. No obstante, siempre se procura que tarde o temprano vuelva a su estante original para que más personas puedan disfrutar de él. Eso sí, si uno ha superado el plazo previsto de entrega, deberá asumir una pequeña multa como escarmiento, generalmente una penalización a la hora de coger un nuevo ejemplar.

Pero lo que ha ocurrido en Irlanda supera incluso la ficción. Una familia ha devuelto un volumen 82 años más tarde. Ha ocurrido en la biblioteca del Condado de Donegal, en Gweedore, al oeste del país.

Se trata de una copia de The White Owl (El búho blanco), de Annie MP Smithson, que fue pedido el 23 de julio de 1937 en ese mismo centro pero hasta ahora no había vuelto. Cuando lo vio, el bibliotecario, Denis McGeady, se quedó de piedra, tal y como afirma a la BBC. “Es normal ver que devuelven libros dos o tres años tarde, pero este es un caso único”.

El propio centro también tuiteó su sorpresa: “¡Mejor tarde que nunca! Ha costado casi 82 años, pero el libro The White Owl de Annie M.P. Smithson finalmente ha encontrado su camino de regreso a casa”.

La familia del que ha sido propietario de la obra durante todo este tiempo encontró el libro tras una limpieza a fondo de su casa. “Se trata de una primera edición de The White Owl. Se publicó en 1937 y se cogió prestado ese mismo año, así que probablemente estaba completamente nuevo”, ha afirmado el bibliotecario.

Por lo visto no hay muchas primeras ediciones registradas de este título concreto en el sistema de bibliotecas nacionales irlandesas. No sólo eso, sino que ejemplares similares se pueden encontrar pero por un precio que ronda los 300 euros. Consciente de ello, la biblioteca asegura tener intención de exponerlo al público.

Sobre si se multará o no a los familiares, parece que se librarán de dicha sanción, no sólo por su gesto después de tantos años sino porque este sistema se eliminó el pasado mes de enero de todas las bibliotecas públicas del país. Antes, la norma establecía que el usuario contaba con 14 días para devolver el libro y cada día de retraso se penalizaba con cinco céntimos.