El gobernador se refirió a que la ministra Bullrich hace 20 días anunció que las balaceras en Rosario estaban esclarecidas y ahora se confirmó que los peritajes de las armas dieron negativo. Los detenidos fueron liberados.
El gobernador Miguel Lifschitz criticó hoy a la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich y recomendó “prudencia y responsabilidad” antes de hacer anuncios resonantes que luego se diluyen por falta de pruebas. Hace 20 días ella había afirmado que las balaceras contra el Poder Judicial estaban esclarecidas y ahora se confirmó que los peritajes a las armas dieron negativo y por eso se liberan a los seis detenidos.

“En materia de seguridad hay que trabajar con prudencia, con responsabilidad, todos los anuncios rimbombantes terminan siendo negativos, o terminan diluyéndose por faltas de elementos como ha ocurrido en este caso”, afirmó esta mañana el gobernador Lifschitz en declaraciones al programa “Zysman 830” de La Ocho.

“No quiero pensar que hubo alguna intención electoral”, dijo el mandatario santafesino, y añadió: “Simplemente digo que el tema de la seguridad y el combate a las organizaciones delictivas es muy sensible y hay que manejarse con mucha prudencia, y de manera silenciosa hasta que estén los resultados definitivos”.

En ese sentido estimó que desde el gobierno provincial se ha “preferido siempre el perfil bajo en estos temas y lograr resultados, que es lo más importante”.

En una nota publicada hoy en La Capital, se confirma que las catorce personas que fueron imputadas por la tenencia de 24 armas de fuego secuestradas hace veinte días por fuerzas federales en Rosario no tienen ninguna relación con las balaceras contra objetivos y funcionarios del Poder Judicial.

Las pericias balísticas determinaron que esas armas no fueron usadas en ninguno de esos atentados, por lo que el fiscal a cargo del caso renunció a formular acusación alguna en ese sentido contra quienes las tenían, dado que ninguna prueba lo avala.

Las armas habían sido decomisadas en 35 allanamientos realizados por la Policía Federal en distintas zonas de la ciudad el pasado 2 de mayo en lo que se llamó “Operativo Contrafuego”.

Ese día Bullrich llegó a la ciudad para dar detalles de las acciones. Sostuvo que fueron resultado de una larga investigación, mencionó a 34 personas detenidas en un primer momento, “19 de ellas involucradas directamente en la asociación ilícita de los tiroteos”, contra edificios de la Justicia.

“Hoy podemos decir que todos los sicarios, los tiradores, que dejaban los carteles ‘déjense de joder con las mafias’, esa organización hoy está en manos de la Justicia”, manifestó entonces Bullrich. Sin embargo, los peritajes realizados a las armas secuestradas refutan el planteo. Los cotejos de las vainas levantadas en los edificios atacados demuestran que las balas no fueron disparados por ellas.